Boris Johnson, durate su primera comparecencia como primer ministro ante la Cámara de los Comunes
Boris Johnson, durate su primera comparecencia como primer ministro ante la Cámara de los Comunes - AFP

Boris Johnson pone el «turbo» al Brexit sin acuerdo mientras pide renegociar a la UE

El primer ministro británico asegura que la salida al actual bloqueo pasa por otra solución para la frontera irlandesa

Íñigo Gurruchaga
LondresActualizado:

El nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, se comprometió este jueves a la marcha sin acuerdo de la Unión Europea (UE) el 31 de octubre, si Bruselas se niega a modificar el Acuerdo de Retirada de tal modo que la salvaguardia irlandesa sea «abolida», en una declaración a la Cámara de los Comunes pronunciada para reiterar solemnemente ese objetivo como la prioridad de su Gobierno.

Johnson ha descartado que la solución al rechazo de la salvaguardia –que contempla la permanencia indefinida del conjunto de Reino Unido en la unión aduanera, con Irlanda del Norte añadiendo regulaciones del mercado común, si no se ha llegado a un acuerdo sobre la futura relación comercial al final de 2020– sea que solo una parte, Irlanda del Norte, mantenga esos vínculos con la UE.

«Yo, mi equipo y el ministro para la marcha de la UE, Steve Barclay, estamos dispuestos a reunirnos y conversar sobre estas bases con la Comisión Europea y otros colegas de la UE cuando estén listos», dijo Johnson. «Por nuestra parte, nos lanzaremos a esas negociaciones con la mayor energía y determinación y con espíritu amistoso. Y espero que la UE esté igualmente dispuesta y que recapacite sobre su actual negativa a cualquier cambio en el Acuerdo de Retirada».

El nuevo líder británico subrayó que la solución al bloqueo del Acuerdo, por el rechazo repetido de la Cámara de los Comunes, es situar la discusión sobre la frontera irlandesa «donde siempre debió estar», en el contexto de la negociación sobre la futura relación comercial. Y que otros mecanismos fronterizos que no contemplen la salvaguardia ni una aduana fuerte «son perfectamente posibles».

Una transición más larga

La opción que quedaría para lograr ese objetivo, evitando la salvaguardia y la marcha abrupta, es la prolongación de la transición contemplada en el Acuerdo de Retirada hasta que el tratado comercial sea pactado. Es dudoso que Bruselas y Londres puedan aceptar una transición de tiempo indefinido. Aplazaría también la independencia judicial y comercial sobre las que los «brexiters» puros han sido inflexibles.

Johnson reiteró en el Parlamento el borrador de su programa con una gran inversión pública para promover una economía regionalmente más compensada, como ya adelantó el miércoles. Tras la declaración, tuvo un acalorado debate con el líder laborista, Jeremy Corbyn, que anticipó el tono pre-electoral que tendrá la Cámara de los Comunes tras las vacaciones.

El Parlamento cerró este jueves y, cuando regrese al principio de septiembre, con 25 días hábiles hasta el 31 de octubre, el ministro Michael Gove habrá puesto «el turbo» a los preparativos del país que permitan un Brexit abrupto, como le ha encomendado el primer ministro. El diputado Ian Duncan Smith pidió a Johnson que sean publicados para que la UE comprenda la fuerza de la determinación británica.

La nueva líder de los Liberal-Demócratas, Jo Swinson, presentó una moción de censura del Gobierno. Los laboristas esperan a la cristalización del plan del Brexit sin acuerdo para presentar su propia moción para derribar al Gobierno.

Mientras, el portavoz de los independentistas escoceses, Ian Blackford, dio la bienvenida a Johnson como el «último primer ministro de Reino Unido», añadiendo otro tema del otoño británico.

Espectáculo en la Cámara

El responsable del Gobierno para las relaciones con el Parlamento, Jacob Rees-Mogg, advirtió en su primera sesión sobre la agenda de los Comunes que el Parlamento gobierna mediante leyes y no mediante mociones. Y que los Comunes, con apoyo laborista, aprobaron la ley del Artículo 50 para iniciar la negociación de la marcha y la ley que prepara al Reino Unido para marcharse; y en ambas se incluye la fecha de retirada.

Una negociación contra el reloj, firmeza para evitar el bloqueo de la marcha abrupta mediante mociones y la amenaza de que la pérdida de mayoría provoque unas elecciones. Al contexto de la declaración de Johnson hay que añadir el barro arrojado en los últimos tres días por el nuevo líder sobre el legado de su predecesora. Habrían sido «tres años de duda».

Él es sin duda un orador más macho y bronco que Theresa May. Promete energía. Pero habla muy rápido, comete errores, mira a la galería de la prensa. La Cámara siguió con gran atención el espectáculo de sus primeros pasos.