El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, participa en la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela - EFE / Vídeo: EuropaPress

Bolton: «O haces negocios con Venezuela o lo haces con EE.UU.»

Wahington no sancionará en cambio la ayuda humanitaria y los medicamentos

Corresponsal en CaracasActualizado:

El cerco busca asfixiar al régimen venezolano. Ese sería el objetivo de la ampliación de las sanciones decretada el lunes por Donald Trump, un paso previo al bloqueo total, que en consecuencia han sido avaladas por el presidente interino Juan Guaidó, quien también endureció su postura contra Nicolás Maduro.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) convocó ayer a los militantes de la organización chavista para afrontar el embargo que ellos califican de «bloqueo». Según fuentes que pidieron el anonimato, el objetivo es presentar a Trump como el culpable de prohibir la entrada de alimentos y medicinas y, por ende, del sufrimiento de los venezolanos. Sin embargo, en la medida se ratifica «las excepciones para la ayuda humanitaria y los medicamentos, incluso, a través de organismos internacionales y oenegés. La ayuda puede ser canalizada por el legítimo Gobierno de Venezuela (Juan Guaidó), incluso, a través del Banco Central», así lo informó José Ignacio Hernández, el procurador especial de Guaidó en el exilio.

El lunes en la noche Trump firmó un decreto de embargo con el que congela todos los activos del Gobierno de Maduro en ese país y prohíbe sus operaciones con terceros. Después de Cuba esta es la primera medida de endurecimiento que toma Washington en el hemisferio occidental.

La medida restrictiva no llega a ser un bloqueo económico total como el que ha vivido Cuba pero sí afecta todos los bienes e intereses en propiedad del Gobierno de Venezuela en los EE.UU. que ahora «están bloqueados y no pueden ser transferidos, pagados, exportados, retirados o manejados».

Advertencias

El decreto del presidente de EE.UU. incluye a Venezuela en la lista de países como Corea del Norte, Irán, Siria y Cuba que también afrontan restricciones severas. «He determinado que es necesario bloquear las propiedades del Gobierno de Venezuela a la luz de la continua usurpación del poder por parte del ilegítimo régimen de Nicolás Maduro», afirmó Trump.

La medida de embargo incluye a Citgo y las demás propiedades de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en el extranjero, así como otros activos y bienes de autoridades venezolanos, que están en la lista negra del Departamento del Tesoro y cuyos activos están embargados.

Para el embajador venezolano en Washington, Carlos Vecchio, el único responsable del escalonamiento de las sanciones es Maduro que «debe salir pronto del poder». John Bolton, asesor de seguridad de la Casa Blanca, advirtió a China y Rusia que «no apoyen más al presidente venezolano porque el país petrolero podría no pagar su deuda tras la caída del actual Gobierno». «O hacen negocios con Venezuela o hacen negocios con EE.UU.», resumió Bolton.

En un comunicado emitido por Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, se afirma que la venezolana Citgo y todos sus activos en EE.UU. «están protegidos. Además toda deuda que el régimen pretenda contraer con activos de la nación será ilegal. Cualquiera que quiera beneficiarse de la crisis será ahuyentado».

También advirtió que «toda persona, compañía, institución o nación que pretenda hacer negocios con el régimen estará, para efectos de la justicia internacional, colaborando y sosteniendo a una dictadura y será sujeto de sanción y cómplice de crímenes que no prescriben». Guaidó aclaró que el decreto protege al sector privado.

Reacción oficialista

Francisco Rodríguez, economista jefe de Torino Capital, dijo que esta medida «profundizará la crisis económica, sin necesariamente debilitar al régimen». Añadió que «la amenaza de imponer sanciones secundarias a las empresas de otros países que hagan negocios con el Gobierno venezolano puede llevar a que la India, que hoy compra la mitad de nuestro petróleo, reduzca o elimine sus compras a Venezuela».

Mientras tanto, Jorge Arreaza, el canciller chavista, publicó un comunicado en el que denuncia ante la comunidad internacional una «nueva orden ejecutiva de EE.UU. que pretende formalizar el criminal bloqueo económico, financiero y comercial contra los venezolanos, y cuyo objetivo es el de forzar un cambio inconstitucional de gobierno en el país».