El presidente de la compañía japonesa Kokuka Sangyo, propietaria de uno de los buques, comparece hoy en Tokio para explicar la situación actual de la embarcación - AFP

Los barcos, en estado crítico pero a flote

Llevaban cargamentos de metanol y etanol, dos sustancias altamente combustibles

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los dos barcos presuntamente atacados con torpedos de origen desconocido esta mañana en el estrecho de Ormuz se encuentran a la deriva en alta mar en estado crítico, pero no corren en este momento peligro de hundimiento, según han asegurado tanto una de las operadoras como las propias autoridades.

Los petroleros, identificados como el «Front Altair», operado por la empresa noruega Frontline y con bandera de las islas Marshall; y el «Kokuka Courageous», de pabellón panameño y controlado por la naviera singapureña Bernhard Schulte (BSP Ship Management), transportaban respectivamente cargamentos de etanol y metanol, dos sustancias altamente combustibles.

Mientras que el primero se desplazaba de Qatar a Taiwan, el segundo había partido de Arabia Saudí con dirección Singapur. Ambos, propiedad de compañías japonesas, fueron atacados frente a las costas de Fujaira, en Emiratos Árabes Unidos.

En este momento, los barcos, cuya tripulación ha sido evacuada, se encuentran encallados, muy cerca uno del otro, a apenas 15 millas náuticas de la costa iraní y 70 de la emiratí, de acuerdo al portal especializado Tradewindnews.

«El "Kokuka Courageous" permanece en la zona en la que ha sido boicoteado y fuera de riesgo de hundimiento. El cargamento de metanol se encuentra intacto», ha señalado BSP Management en un comunicado. Aunque el «Frontline», por el contrario, es el más afectado, las autoridades han informado de que tampoco corre peligro de naufragio.