Miembros de la comunidad judía argentina en una concentración con motivo del quince aniversario de la matanza
Miembros de la comunidad judía argentina en una concentración con motivo del quince aniversario de la matanza - EFE

El ataque contra la AMIA, la mayor matanza de judíos desde el Holocausto

Dos expresidentes argentinos han sido denunciados por encubrimiento: Cristina Fernández de Kirchner y Carlos Menem

MadridActualizado:

El atentado terrorista contra la comunidad hebrea de Buenos Aires -la más numerosa de América Latina- fue la mayor matanza de judíos desde la II Guerra Mundial. El 18 de julio de 1994, en un momento de trasiego matutino, 85 personas perdieron la vida y más de 300 resultaron heridas cuando una camioneta cargada de explosivos dinamitó la sede de la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA) en el barrio porteño de Once, que quedó totalmente destrozada.

Veintitrés años después y tras un proceso judicial cargado de irregularidades, los culpables siguen libres. Salvo el vendedor de la furgoneta, Carlos Telleldín, que pasó una década en la cárcel. La Justicia argentina acusó formalmente en 2003 al Gobierno iraní de planificar el atentado y a Hizbolá de ejecutarlo. Al menos ocho funcionarios iraníes aparecen implicados en el caso. El expresidente Carlos Menem (1989-1999) fue procesado por obstruir deliberadamente la investigación.

Pero Menem no fue al parecer el único presidente que cometió irregularidades relacionadas con el caso, al que habría que añadir una víctima más: Alberto Nisman. El fiscal argentino apareció muerto cuatro días después de denunciar a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a otros altos cargos (como el excanciller Héctor Timerman) por encubrir a Irán.

Reunión secreta en Alepo

El fiscal Gerardo Pollicita ha revisado la denuncia de Nisman y ahora da por probado que el pacto Buenos Aires-Teherán comenzó a gestarse durante una reunión secreta entre Timerman y su homólogo iraní, Ali Akbar Salehi, en la luego devastada Alepo.