Una cubana llora tras el anuncio de Barack Obama y Raúl Castro
Una cubana llora tras el anuncio de Barack Obama y Raúl Castro - reuters
Normalización de las relaciones Cuba-EE.UU.

Claves para entender el embargo de EE.UU. a Cuba y la nueva etapa abierta

Pese a que el embargo a la isla seguirá, puesto que su levantamiento depende del Congreso, son muchos los cambios

Actualizado:

Se ha repetido hasta la saciedad: el pasado miércoles fue un día histórico para Estados Unidos y Cuba. Barack Obama y Rúl Castro anunciaban que han comenzado el camino para normalizar sus relaciones diplomáticas. En el horizonte, una pregunta clave: ¿qué pasará con el embargo económico impuesto a la isla en 1961? Estas son las claves para comprender en qué consiste, en qué punto está y qué pasos se están dando para terminar (o no) con él.

¿Por qué se impuso el embargo?

La llegada al poder de Fidel Castro, en 1959, trajo consigo el inicio la nacionalización de empresas y bancos estadounidenses en la isla por valor de más de 1.000 millones de dólares. Esto llevó a EE.UU. a intensificar las sanciones contra Cuba en 1960 y 1961.

Aquel 1961 tuvieron lugar dos hechos más que dificultaron, sin cabe, la situación: Cuba firmó un acuerdo comercial con la Unión Soviética, lo que llevó a Estados Unidos a romper relaciones diplomáticas y, además, el intento fallido de invasión en la bahía de Cochinos. Ese mismo año Fidel Castro proclamó el carácter socialista, marxista y leninista de la Revolución cubana.

Finalmente, el por entonces presidente John F. Kennedy oficializó el embargo en 1962.

¿Qué implica el embargo?

El embargo impide que las empresas de Estados Unidos lleven a cabo cualquier tipo de negocio en Cuba, no permite que estadounidenses viajen a la isla y prohíbe el gasto en dicho territorio.

Es más, en el caso de gastar dinero en Cuba, los ciudadanos estadounidenses se enfrentan a multas de hasta 65.000 dólares, según cifras de la CNN, que cifra al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, y se limita la cantidad de dinero que se puede mandar a familiares que residan en territorio cubano.

¿Qué es lo que cambia ahora?

Pese a que el acuerdo histórico anunciado por Barack Obama y Raúl Castro tiene el objetivo de «normalizar las relaciones diplomáticas», esta decisión no implica el final del embargo, ya que esto tiene que ser aprobado por el Congreso estadounidense, pero sí implica un «cambio de enfoque».

En la vía diplomática esto supone que se inicien conversaciones «de manera inmediata», Estados Unidos abrirá una embajada en La Habana, se realizarán intercambios y visitas de alto nivel entre los dos gobiernos y los dos países colaborarán en temas de interés mutuo como migración, operaciones antidroga, protección medioambiental y tráfico de personas.

En lo que a las relaciones económicas se refiere habrá múltiples cambios. Para empezar, se podrá mandar más dinero a Cuba: el límite pasará de 500 dólares a 2.000 dólares por trimestre. El envío de dinero desde EE.UU. para proyectos humanitarios (remesas de donativos) o para respaldar el desarrollo de empresas privadas en Cuba ya no requerirán una licencia específica. Además, las instituciones norteamericanas podrán abrir cuentas en instituciones financieras cubanas con el objetivo de facilitar el procesamiento de transacciones autorizadas. También se desbloquearán las cuentas en bancos de Estados Unidos de aquellos ciudadanos cubanos que vivan fuera de la isla.

Por último, las entidades en terceros países controladas por compañías estadounidenses podrán prestar servicios y participar en transacciones financieras con individuos cubanos en terceros países.

Habrá más facilidades para los estadounidenses que viajen a Cuba. Se aprobarán licencias a todos aquellos ciudadanos que se encuentren en alguno de estos casos: visitas familiares, actividades oficiales del Gobierno de EE.UU., de gobiernos extranjeros y determinadas organizaciones intergubernamentales, actividades periodísticas, investigación profesional y reuniones profesionales, actividades educativas, actividades religiosas, espectáculos públicos, torneos deportivos y demás competiciones y exhibiciones actividades de apoyo al pueblo cubano, proyectos humanitarios, actividades de fundaciones privadas o de instituciones educativas o de investigación, exportación, importación o transmisión de información o materiales informativos, determinadas transacciones de exportación que pueden ser susceptibles de autorización conforme a las normas y pautas existentes.

Además, los viajeros autorizados a viajar desde Estados Unidos a Cuba podrán importar bienes desde Cuba por valor de 400 dólares. De ellos, no más de 100 dólares pueden consistir en productos de tabaco y alcohol. También se permitirá que estos viajeros puedan pagar con tarjetas de débito y crédito en Cuba.

Por último, en lo que respecta a las relaciones comerciales, a partir de ahora se podrá exportar a Cuba desde EE.UU. materiales de construcción para residencias privadas, bienes para el uso del sector privado de empresarios cubanos y equipos agrícolas para pequeños agricultores. También se autorizará la expotación comercial de ciertos artículos para el desarrollo de internet en la isla: dispositivos de comunicaciones del consumidor, software, aplicaciones o hardware. Queda permitido también que los proveedores de telecomunicaciones se establezcan en Cuba para proporcionar telecomunicaciones y servicios de internet.

¿Tiene apoyo EE.UU. en el exterior para mantener el embargo?

Prácticamente no. En las últimas dos décadas la Asamblea General de la ONU ha votado cada año en contra del embargo y ha llamado a Estados Unidos a poner fin a sus medidas. Israel es el único país que ha votado en contra de la resolución en apoyo a Estados Unidos.

¿Se levantará el embargo?

Obama no puede hacerlo solo, el único que tiene potestad para llevar a cabo tal movimiento es el Congreso, según la ley. Sin embargo, ya el pasado miércoles las autoridades de la Casa Blanca señalaron que el presidente puede reducir ciertas restricciones a través de sus facultades ejecutivas.

Esta es la tercera vez que Obama actúa para aligerar el embargo. Sin embargo, los cambios de políticas de 2009 y 2011, con los que se redujeron las restricciones a los viajes en los casos de cubanoestadounidenses y luego para los académicos y los grupos religiosos, no fueron de la magnitud del acuerdo histórico de este miércoles 17 de diciembre.