La mujer que quiso unir Estados Unidos con el Día de Acción de Gracias

A Sarah Josepha Hale se la conoce como «La madre del Thanksgiving» por su campaña para promover la celebración de esta fiesta en todo el país

MADRIDActualizado:

Aquella cena que compartieron en 1621 los peregrinos del Mayflower con los nativos americanos que les habían ayudado a cultivar la tierra en Massachusetts habría quedado posiblemente en el olvido y millones de estadounidenses no celebrarían hoy el Día de Acción de Gracias el último jueves de noviembre si no hubiera sido por una mujer. Sarah Josepha Halelogró que el día de Acción de Gracias fuera una festividad nacional.

Al quedarse viuda con 34 años, embarazada de su quinto hijo, Sarah Josepha Hale (1788-1879) se volcó en la escritura buscando la manera de ganar dinero. Publicó un libro de poemas, «The Genius of Oblivion» en 1823 y cuatro años después « Northwood, a Tale of New England», su primera novela y la primera americana escrita por una mujer. En ella dedicaba todo un capítulo a la cena de Acción de Gracias de una familia en New Hampshire y nombraba platos que se han convertido en típicos de la fiesta, como el pavo.

Su fama creció y le ofrecieron ser editora de una revista femenina de Boston, «Ladies' Magazine and Literary Gazette». En aquellos años escribiría su famoso poema « Mary had a Little Lamb» («María tenía un corderito») que se convirtiría años después en la primera canción registrada por un fonógrafo.

En 1836 asumió el reto de editar «Godey's Lady's Book», una de las revistas más influyentes de la época. Desde estas páginas reivindicó los derechos de las mujeres y emprendió en 1846 una cruzada para promover la celebración del Día de Acción de Gracias en todo el país. Hale estaba convencida de que la fiesta serviría de unión al Norte y al Sur.

«Es una fiesta que nunca quedará obsoleta», preveía en un editorial ya que «se convoca a los miembros dispersos de la familia» y «trae abundancia, gozo y alegría a las casas».

La celebración del Día de Acción de Gracias había sido irregular desde 1623. En 1789, George Washington presentó un Acuerdo al Congreso para festejar un día nacional de «dar gracias y oración pública» y tras aprobarse la resolución se celebró el 26 de noviembre de aquel mismo año el primer Día Nacional de Acción de Gracias. «En la proclamación correspondiente George Washington instó a los americanos a dar gracias a Dios por su protección, por la victoria en la lucha, por la libertad y por la paz y prosperidad en el nuevo país», explica la Biblioteca Benjamín Franklin.

Sin embargo, en los años de Sarah J. Hale, algunos estados celebraban el Día de Acción de Gracias, pero otros no. Sarah escribió editoriales y llegó a enviar cartas a cinco presidentes de Estados Unidos para que la fiesta se declarara Día Nacional.

Abraham Lincoln respondió a las insistentes peticiones de Hale. El 3 de octubre de 1863 expidió la proclamación del Día de Acción de Gracias. Sarah pudo ver cumplido su sueño antes de morir en 1879.

Desde entonces, el presidente de Estados Unidos ha proclamado anualmente el cuarto jueves de noviembre como el Día de Acción de Gracias, que viene celebrándose de forma similar desde el s.XIX. Las familias americanas se reúnen para cenar pavo relleno al horno, arándanos, pasteles de calabaza... , antes de lanzarse de lleno al Black Friday que viene después.