La jornada de ocho horas: ¿un invento «sindicalista» del Rey Felipe II?

En pleno siglo XVI, Felipe II estableció, por un Edicto Real, la jornada de ocho horas: «Todos los obreros de las fortificaciones y las fábricas trabajarán ocho horas al día, cuatro por la mañana y cuatro por la tarde; las horas serán distribuidas por los ingenieros según el tiempo más conveniente, para evitar a los obreros el ardor del sol y permitirles el cuidar de su salud y su conservación, sin que falten a sus deberes»

Actualizado:

Felipe II fue un monarca extremadamente riguroso con cada aspecto de su reinado. Capaz de entretenerse en el reparto de celdas de los monasterios que así se lo requerían, discutir sobre teología con el mismísimo Papa, organizar sobre plano las defensas del Caribe español o supervisar cada detalle de su obra magna, el Real Monasterio de El Escorial, como si fuera el jefe de obras. El elevado gasto económico de este palacio monumental no fue nada en comparación con el coste de oportunidad que tuvo el mantener al Rey de la Monarquía más extensa y poderosa de su tiempo entretenido tantos años en labores de constructor.

Retrato de Juan de Herrera
Retrato de Juan de Herrera

El Escorial fue el sueño de juventud de un monarca aficionado a la arquitectura y obsesionado con supervisar cada detalle de las obras. Los planos de la octava maravilla del mundo los realizó Juan Bautista de Toledo, su arquitecto mayor, y más tarde continuó su construcción el famoso Juan de Herrera, pero siembre bajo su estricta supervigilancia. La construcción de El Escorial estuvo estructurada de tal modo que cualquier cambio que los aparejadores realizaran en los planos originales, por muy leve que fuera, debía ser antes consultado al Monarca. El sistema generó una lenta cadena de montaje donde todos los trabajadores manejaban las mismas trazas, de tal modo que se consiguió la uniformidad tan característica del edificio.

Durante las obras, Felipe II se atrevía a discutir con los arquitectos si algo no le gustaba, por muy técnico que fuera la disputa. Se cuenta por anécdota incierta que, al ver en los planos la forma del techo de la cripta que está bajo el panteón de los reyes, llamó al arquitecto y le dijo:

—Para evitar que este techo se derrumbe habrá de poner una columna en medio.

—Está calculado para sostenerse sin columna, majestad.

—¡Imposible! Os digo que os veréis obligado a ponerla…

Tras 21 años las obras terminaron de forma oficial en septiembre de 1584 con la apertura de la basílica, aunque se alargaron por diez años más en otras estancias. A la vista de todos, Felipe II lloró mientras asistía a la consagración de la basílica, después de la cual los obreros empezaron a desmantelar los andamios y las grúas de madera. Terminada la construcción, el rey vio que el techo de la cripta estaba sostenido por una columna y se regodeó de su acierto con Juan de Herrera:

—Tuve razón al deciros que haría falta una columna.

—Sí, majestad.

Y Herrera, al decir esto, se acercó a la columna y la apartó de un puntapié. Era de cartón y no sostenía nada.

De ser cierta la anécdota aquella columna era lo único de mentirijilla en El Escorial. El obrero mayor del templo calculaba que el Rey había gastado seis millones y medio de ducados en los 35 años necesarios para finalizar por completo la edificación. Sin embargo, esta cifra, que representaba más de los ingresos de Castilla durante todo un año, se queda corta respecto a las estimaciones de otros contemporáneos de Felipe II. El belga Jehan Lhermite elevaba el precio de El Escorial hasta los 9 o 10 millones de oro y señalaba que «a Su Majestad no le gustaba que se supiera a ciencia cierta el valor preciso y concreto de la obra».

Mano de obra para su palacio

En la obra trabajaron de ordinario «1.500 oficiales de la construcción, y otros tantos peones, 300 carros de bueyes y mulas» que cobraban 10.000 ducados al mes. Las condiciones laborales estaban fuera de lo común en aquella época, y en otras posteriores, pues para el Rey la calidad y bienestar de la mano de obra era otro detalle importante para cumplir su obra divina. Recomendó sobre el trato a los obreros «que no los sacasen de su paso e hicieran de modo que lo que ganasen, más pareciese donativo que jornal».

En pleno siglo XVI, Felipe II estableció, por un Edicto Real, la jornada de ocho horas: «Todos los obreros de las fortificaciones y las fábricas trabajarán ocho horas al día, cuatro por la mañana y cuatro por la tarde; las horas serán distribuidas por los ingenieros según el tiempo más conveniente, para evitar a los obreros el ardor del sol y permitirles el cuidar de su salud y su conservación, sin que falten a sus deberes». Los trabajadores de El Escorial recibían diez días de vacaciones al año, percibiendo íntegro el salario, y tenían derecho a recibir media paga si resultaban heridos en las obras:

«Si el trabajador se descalabrase que se le abone la mitad del jornal mientras dure la enfermedad».

En el reinado de Felipe II se extendieron estas mismas condiciones laborales también a los indígenas americanos, que contaban con una legislación propia y se organizaban en «repúblicas de indios» donde elegían ellos a sus alcaldes. En el libro «Código del trabajo del indígena americano» (Ediciones Cultura Hispánica), el historiador y académico Antonio Rumeu de Armas recuerda que las Leyes de Indias garantizaban la jornada de ocho horas, repartida en cuatro y cuatro horas «para librarse del rigor del sol». Con la salvedad de aquellos que trabajaran en las minas, cuya jornada se reducía a siete horas «desde las siete de la mañana hasta las cinco de la tarde, para que se conserven mejor» los indios.

El Monasterio de El Escorial, desde el monte Abantos.
El Monasterio de El Escorial, desde el monte Abantos.

El historiador recuerda, además, que eran los virreyes, presidentes y gobernadores americanos quienes debían señalar sobre el terreno las «horas [de trabajo] en que se hubieren de ocupar [los indios] cada día, con atención a sus pocas fuerzas, débil complexión y costumbre en todas las repúblicas bien ordenadas». Es decir, sin caer en los abusos físicos.

El país donde se impuso primero por ley

Siglos después de aquella legislación laboral que Felipe II impulsó de forma pionera, aunque con limitación a los empleados bajo su cargo, España también protagonizó un hito relacionado con la jornada de ocho horas. En 1919, se convocó una huelga en Barcelona contra la eléctrica Riegos y Fuerzas del Ebro, de la que la entidad bancaria Canadian Bank of Commerce of Toronto era su principal accionista, por el despido de ocho trabajadores por iniciar un sindicato independiente.

Los paros se prolongaron durante 44 días y lograron paralizar más de la mitad de la industria catalana en lo que terminó por ser una huelga general. Finalmente, la empresa acabó cediendo mejoras salariales, la readmisión de los despedidos y la firma del primer decreto que comprometía al Gobierno a establecer una jornada máxima de ocho horas al día o 48 a la semana.

El liberal Conde de Romanones, accedió temeroso de la oleada comunista que se cernía sobre Europa a firmar un decreto que convirtió a España en el primer país en establecer por ley a todos los sectores la jornada de ocho horas

El presidente del Gobierno, el liberal Conde de Romanones, accedió temeroso de la oleada comunista que se cernía sobre Europa a firmar un decreto que convirtió a España en el primer país en establecer por ley a todos los sectores, y de forma efectiva, la jornada de ocho horas. El 3 de abril fue cesado en el cargo y sustituido por el conservador Antonio Maura.