«Muchos casos de hipotiroidismo aparecen por estilos de vida inadecuados»

Cada vez más mujeres son diagnosticadas con esta enfermedad

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cada vez más personas, sobre todo mujeres y después de los embarazos, son diagnosticadas de hipotiroidismo, un trastorno de la glándula tiroidea que con una medicación controlada y sobre todo con un estilo de vida saludable, hace cambiar la vida del paciente a mejor. Hablamos de este tema con la dra. África Villarroel Bajo. Especialista en Endocrinología y Nutrición.

—Parece que ahora hay muchos más casos de hipotiroidismo que antes. ¿Esto puede estar asociado a un cambio en nuestro estilo de vida?

—Es cierto que, en las últimas décadas, se han disparado los casos de hipotiroidismo. Este hecho obedece, por un lado, a la mejora en las técnicas de diagnóstico y a que la población acude, cada vez más (afortunadamente) de forma preventiva al médico.

Pero también hay que tener en cuenta que la gran mayoría de casos de hipotiroidismo son de origen autoinmune, es decir, que nuestro propio sistema inmune, que es el que habitualmente nos defiende de agentes extraños como las bacterias o virus, no funciona adecuadamente y genera «defensas» o anticuerpos, capaces de agredir a varios de nuestros órganos, entre ellos el tiroides.

Para que aparezca esta alteración inmunitaria, tiene que haber, por un lado, una predisposición genética, y por otro, factores medio ambientales que desencadenen el trastorno ( dieta, estilos de vida, estrés, contaminación…), así que la respuesta es sí, los estilos de vida inadecuados favorecen e influyen en la aparición de muchos casos de esta enfermedad.

—¿Por qué afecta más a las mujeres y, la pregunta que más inquieta, por qué muchas veces debuta después de los embarazos?

—Es un hecho demostrado que, aproximadamente el 75 % de alteraciones autoinmunes aparecen en mujeres, y, como ya he comentado antes, la gran mayoría de hipotiroidismos tienen este origen.

Hay varias teorías al respecto, y se piensa que los cambios hormonales que sufre la mujer a lo largo de su vida, especialmente durante la gestación y menopausia, podrían tener un papel clave en este hecho, aun así, no hay nada demostrado.

Respecto a la gestación, tenga en cuenta que durante la misma, la mujer alberga a un pequeño ser con genes procedentes de otra persona (el padre), de modo que, en este momento de su vida, el sistema inmune se «debilita», es más vulnerable precisamente para no rechazar al bebé… pero después del embarazo, con toda la revolución hormonal y estrés propios del post parto se reactiva… es el momento «propicio» para el despertar de las enfermedades autoinmunes a las que esa mujer estuviera predispuesta.

—Hashimoto, celiaquía e hipotiroidismo van muchas veces de la mano. ¿Por qué?

—Nuevamente, el sistema autoinmune está detrás… cuando una persona tiene predisposición genética a presentar trastornos autoinmunes, puede padecer uno o varios, y tanto el Hashimoto, como la celiaquía, como otros tipos de hipotiroidismo tienen este nexo común.

Además, algunos trabajos sugieren que el gluten podría empeorar o desencadenar la respuesta autoinmune frente al tejido tiroideo, sin embargo, este hecho no está suficientemente demostrado, por lo que si el paciente con hipotiroidismo no tiene una enfermedad celíaca, una intolerancia o sensibilidad al gluten, la recomendación hoy día es la de no retirar el gluten de su dieta.

—¿Qué tipo de vida debe llevar un hipotiroideo, además de la medicación, para sentirse mucho mejor?

—Lo más importante es que lleve una alimentación saludable (libre de alimentos procesados, azúcares y harinas refinadas, refrescos, grasas de origen industrial…), que realice ejercicio de forma frecuente y acuda a sus revisiones periódicas para poder realizar los ajustes precisos en su tratamiento.

—¿Qué pasa con aquellos pacientes que no mejoran? ¿Están mal informados o es que quizás no hacen una dieta adecuada?

—Es importante tener en cuenta que, en estos pacientes, pueden asociarse al hipotiroidismo déficit de vitaminas, minerales u oligoelementos, o incluso otras patologías (autoinmunes o no) que también pueden producir su propia sintomatología y empeorar el estado del paciente, lo que debemos tener muy presente los profesionales de la salud que les atendemos… La «culpa» no es del paciente, sino del hipotiroidismo y/o su asociación con otras circunstancias.

—Mundo de las vitaminas. ¿Cómo deben tomar las vitaminas los pacientes de hipotiroidismo, en especial la vitamina B, D y el Omega 3 y 6?

—Siempre bajo prescripción y control médico, ya que no todos los pacientes necesitan los mismos suplementos a las mismas dosis, y teniendo en cuenta que pueden interferir con la tiroxina sintética, por lo que sus toma debe separarse al menos 2 horas (en el caso del hierro o el calcio, 4 horas). La soja se puso muy de moda pero esta tiene la particularidad de modificar la tiroides. Sin embargo a las asiáticas les sienta muy bien pero a las caucásicas no tanto. ¿Por qué?

La soja es un estrógeno vegetal, con algunos beneficios y muchos perjuicios, entre ellos, puede alterar la absorción y el correcto funcionamiento de la tiroxina en pacientes hipotiroideos y favorecer la aparición de disfunción tiroidea en personas sanas predispuestas, creo que no es sólo una cuestión de etnia, sino de dosis y forma de consumo: no es lo mismo comer una ensalada con brotes de soja de forma ocasional, que sustituir los lácteos por bebida vegetal de soja o tomar suplementos que la incluyan a diario.

—Menopausia y suplementos. Muchas mujeres antes de que llegue la menopausia comienzan a tomar suplementos como el magnesio, el colágeno, las perlas de aceite de onagra, el zinc… pero, ¿qué hay en todo esto? ¿Es bueno? ¿No hace nada? ¿Lo pueden tomar las personas con hipotiroidismo?

—La menopausia es una etapa clave en la salud de la mujer, en la que pueden aparecer distintas alteraciones (autoinmunes o no) y carencias nutricionales por aumento de la demanda.

Cuando los distintos suplementos son necesarios, tanto en personas hipotiroideas como no hipotiroideas, pueden tener múltiples beneficios para la salud y calidad de vida.

Mi consejo es que acudan a su médico de confianza para evaluar qué les hace falta y a qué dosis, porque no hay enfermedades, sino enfermos, y cada persona necesita cosas diferentes.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia