El jengibre se puede consumir fresco, seco, en polvo o en infusiones.
El jengibre se puede consumir fresco, seco, en polvo o en infusiones.

Jengibre: beneficios y contraindicaciones de este remedio popular para la garganta

Se suele usar para aliviar los síntomas de las enfermedades respiratorias, pero el consumo elevado de jengibre puede producir interacciones con algunos fármacos

Qué comer para prevenir el resfriado o aliviar sus síntomas

Actualizado:

De sabor intenso, el uso del jengibre influye sobre las propiedades organolépticas de los alimentos con los que se combine, sobre todo en todo lo relacionado con el aroma, el color, el olor y el sabor (astringencia y picor). Pertenece a la familia de los tubérculos y es una raiz usada desde la antigüedad en Oriente, aunque su uso se ha extendido debido a la difusión y popularidad de sus beneficios, si bien los expertos explican que, aunque algunas de sus propiedades están contrastadas y otras ya se están estudiando, su consumo elevado tiene contraindicaciones como la interacción con algunos fármacos.

Los beneficios del jengibre

El jengibre es un alimento poco calórico y rico en aceites esenciales que, tal como detalla la dietista nutricionista del Codinma, Elena Aguilar, contiene micronutrientes como vitamina C, niacina, tiamina, riboflabina, β-caroteno, fósforo y calcio. Además, en los rizomas del jengibre están presentes de manera natural sustancias fenólicas con actividad biológica y sabor picante: gingeroles y shogaoles. «Estos actúan en la captación de los radicales libres del organismo y, por tanto, protegen a las células del daño oxidativo. Además se investiga la aplicación de jengibre en los pacientes que siguen tratamientos contra el cáncer (radio y quimioterapia) con el objetivo de contrarrestar la toxicidad que provocan», revela Aguilar.

Se ha comprobado que su uso es eficaz contra las enfermedades inflamatorias como la artritis, el dolor y el alivio de náuseas (antiemético), y se estudia su efecto antioxidante, antimicrobiano, antiapoptótico, carminativo y antialérgico, tal como revela la experta de Codinma.

Sobre su uso para aliviar los síntomas de las enfermedades de las vías respiratorias, la experta explica que el jengibre podría mejorar el asma alérgica mediante la supresión de la respuesta inmune y tener un efecto antibacteriano contra patógenos del tracto respiratorio. También explica que se han llevado a cabo investigaciones en las células del tracto respiratorio humano que indicarían que el jengibre fresco (no seco) tiene actividad antiviral contra el virus sincitial respiratorio.

Ciertos autores destacan que el uso del jengibre en productos funcionales podría ser útil en la prevención del desarrollo de trastornos hepáticos y cardiacos, así como en la génesis diabética y en el control de lípidos sanguíneos (LDL-colesterol y triglicéridos).

En el campo de la oncología se ha mostrado efectivo en estudios «in vitro» contra ciertos tipos de cánceres, tales como el de mama, colon, pulmón y piel, si bien la nutricionista Elena Aguilar explica que se requieren investigaciones in vivo.

Contraindicaciones de un consumo abusivo

Antes de consumir suplementos de jengibre, debe consultarse al médico, pues como señala Elena Aguilar un consumo elevado puede causar interacciones negativas con determinados fármacos. Al tener un efecto antiplaquetario debe tenerse en cuenta en el caso de las personas que sigan tratamientos que impliquen una disminución de la coagulación sanguínea. Asimismo, su acción hipoglucemiante debe tenerse en cuenta en el caso de los diabéticos.

Una cantidad de consumo diario seguro se situaría entre los 2 y 4 gramos. Si se consume en dosis excesivas puede provocar ardores o en casos más graves, hemorragias.

Existe cierta controversia acerca de la seguridad del consumo de jengibre en el caso de las embarazadas y sus fetos, ya que, a pesar de ser una opción incluida en las guías de práctica clínica para contrarrestar la hiperemesis gravídica (náuseas y vómitos leves) durante cortos periodos de tiempo, en ocasiones ha sido relacionado con los abortos espontáneos (son necesarios otros estudios para lograr una evidencia científica sólida).

Algunas culturas consideran el jengibre como un alimento galactogogo, esto es, un remedio para incrementar la producción de leche materna, pero lo cierto es que, como indica Elena Aguilar sólo se trata de un mito alimentario, pues el único modo realmente eficaz para este fin es la estimulación del pezón.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia