Vídeo: Las calorías de la fruta
Supersanos

Beber zumo de fruta no limita la pérdida de peso

Así lo asegura una revisión de 22 estudios que demuestra que no existe relación significativa entre el consumo de frutas y el peso corporal en niños y adultos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Con las altas temperaturas aumentan considerablemente las ganas de saciar la sed y muchas personas muestran reparo en tomarse un zumo por pensar que perjudica a su dieta por la cantidad de azúcar que contiene. En este sentido, un reciente estudio ha concluido que el consumo de esta bebida está asociado a un Índice de Masa Corporal (IMC) más bajo.

Así lo han demostrado los resultados del estudio Food4Me, que ha evaluado los hábitos alimentarios de un total de 1.441 adultos de siete países europeos. Según esta encuesta, el consumo de zumo de fruta junto como parte de una dieta a base de pescado azul, grasas poliinsaturadas, frutos secos, productos lácteos, cereales integrales, un mayor consumo de fibra, fruta y verdura, así como un incremento de la actividad física, está estadísticamente asociado con un IMC menor.

Por otro lado, una revisión de estudios realizados en una población de niños de entre 1 y 18 años de 1995 a 2013, no encontró una relación significativa entre el consumo de zumo de fruta y el peso después de tener en cuenta el aporte energético. En esta misma línea, un meta-análisis de 8 estudios no detectó una relación causa-efecto estadísticamente significativa con el incremento de la masa corporal en una población de niños y adolescentes de entre 7 y 18 años.

En declaraciones a ABC, María Dolores del Castillo, investigadora del grupo de Biociencias de los Alimentos del CSIC, matiza que un zumo de fruta es simplemente fruta exprimida que, como la fruta entera, contiene de forma natural aproximadamente un 10% de azúcares propios de las frutas, el 90% restante es de agua, vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Asegura que es importante distinguir entre zumos y néctares, ya que a veces se venden como si fueran lo mismo, «pero no es así». Explica que el zumo de fruta tiene un 100% de contenido de fruta, mientras que los néctares disponen de un 50% de agua con edulcorantes que se añaden al 50% de zumo de fruta, por lo que recomienda el zumo antes que el néctar. «En no pocas ocasiones —prosigue— también hay confusión con el concentrado, que no consiste en otra cosa más que en eliminar el agua que contiene el zumo para facilitar su transporte y añadirla después».

Para María Dolores del Castillo «tomar un zumo de 150 mililitros y una dieta variada está dentro de lo que se considera saludable. El problema surge cuando se toman más zumos, como hacen muchos niños, y se pasan muchas horas viendo la tele o con videojuegos mientras, además, comen chuches, bollos. Los zumos contienen nutrientes que necesita el organismo. Lo correcto es que la dieta incluya un 50% de frutas y verduras, un 25% de proteínas (pescados y carnes) y legumbres y otro 25% de cereales».

Esta experta advierte que es un error añadir azúcar a los zumos para darle mayor dulzor puesto que «la necesidad de azúcar diaria es de 30 gramos y en un zumo puede haber hasta 20 gramos».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia