Lactancia materna

El peligro de comprar leche materna por Internet

Los médicos avisan sobre sus insuficientes garantías de seguridad

MADRIDActualizado:

Un informe de la Comisión Central de Deontología (CCD) ha puesto de manifiesto los peligros de comprar leche materna por Internet por sus «deficientes» garantías de seguridad.

Según el estudio, titulado 'El negocio de la leche materna por Internet', es peligroso adquirir de forma online este producto por la falta de garantías en relación a las condiciones de su extracción, como que se haya realizado con la higiene apropiada, haya habido una continuidad de la cadena de frío o de que la madre no haya consumido alcohol, drogas o dietas poco equilibradas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que cuando no se disponga de leche materna propia, la mejor opción es la leche pasteurizada de madres donantes seleccionadas. Por ello, ya existen bancos de leche materna que, en el caso de España, se encuentran ubicados dentro de los hospitales. En los mismos se garantiza que la extracción, el procesamiento y el almacenamiento, ya sea de la propia madre o de donantes, se realiza de forma segura y en condiciones óptimas.

Las donantes son elegidas por sus hábitos saludables y pruebas de serología para descartar infecciones, y se establece un control para su conservación y transporte. A ello, se suma un proceso de pasteurización para eliminar virus y bacterias.

Debido a la necesidad de estos procedimientos y controles, la CCD considera que el mercado online de leche materna no cuenta con garantías suficientes. «Aunque en España aún no es conocido, es un mercado del llamado 'oro blanco' que en Estados Unidos se está incrementando no solo para niños, sino para adultos que se dedican al culturismo y creen que esta leche mejora su desarrollo muscular», manifiesta la organización.

Promover la creación de bancos de leche

Por todo ello, la CCD alude a la Asociación Española de Bancos de Leche Materna (AEBLM) para promover su creación bajo prescripción facultativa y garantizándose la seguridad en el proceso de obtención, conservación, distribución y administración.

El informe hace referencia a un estudio de la doctora del Hospital de Cincinnati, Sheela Geraghty, que revela que tres cuartas partes de las muestras de leche adquiridas por Internet están contaminadas por bacterias y en una de cada cuatro hay ADN bovino, lo que supone un peligro para los usuarios. «Al ser un producto destinado a los recién nacidos, debería tratarse de un proceso regulado, con selección de las donantes y un tratamiento sanitario adecuado. No es segura su distribución a través de Internet», afirma la CCD.

Además, la AEBLM también aconseja establecer un sistema de biovigilancia para registrar cualquier incidente.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia