Padres e hijos

La curiosa estrategia de una pareja para evitar que su hijo herede el raro cáncer familiar

Los protagonistas, David y Caterina, tiene dificultades para concebir y deben someterse a un estudio genético para tener a un pequeño sano

MadridActualizado:

David Romero y Caterina Valls es una pareja con dificultades para tener hijos, ya que a ella le extirparon las trompas de Falopio en 2015 tras una peritonitis. A ello hay que sumarle que el padre del futuro bebé padece un tipo de cáncer poco frecuente, paraganglioma metastásico. Su propósito es evitar que los embriones hereden la mutación cancerígena.

Los médicos, con el fin de prevenir este problema, deben realizar un estudio genético antes de que se produzca la fecundación. Romero y Valls ya se sometieron a un tratamiento de fertilidad a finales del año pasado.

«El único embrión que no era portador de la mutación, al que llamamos Nemo, no consiguió sobrevivir cuando nos lo implantaron», narran los protagonistas, que no se han dado por vencidos y, tras la recomendación de los médicos, quieren volver a intentarlo y cumplir su sueño de ser padres.

Por ello, esta pareja ha decidido iniciar una campaña de «crowdfunding» para financiarase un proceso de reproducción con diagnóstico genético y conseguir ser padres de un niño sano y sin herencia del cáncer.