El 12% de los niños españoles padece obesidad y un 18% tiene sobrepeso
El 12% de los niños españoles padece obesidad y un 18% tiene sobrepeso - MANU MIELNIEZUK

El exceso de peso de los niños no preocupa lo suficiente a los padres

El psiquiatra y experto en hábitos de salud Rafael Casas cree que «en las familias hay todavía una insuficiente concienciación sobre la gravedad que puede llegar a tener la obesidad infantil»

MADRIDActualizado:

El 12% de los niños españoles padece obesidad y un 18% tiene sobrepeso. Sin embargo, y a pesar de los datos, la mayoría de los padres no son conscientes del problema y lo perciben únicamente como una situación pasajera. «En las familias hay todavía una insuficiente concienciación y una escasa percepción de la gravedad que puede llegar a tener la obesidad infantil. Para prevenirla eficazmente se requiere aumentar esta conciencia y, a su vez, aportar herramientas e información a las familias para conseguir una alimentación y un estilo de vida más saludables para sus hijos», afirma Rafael Casas, psiquiatra y experto en promoción de hábitos de salud y en obesidad infantil.

Los resultados del estudio, realizado por el Observatorio Nestlé con motivo del Día de la Nutrición que se celebra este domingo, ponen de manifiesto que el problema de la obesidad y del sobrepeso infantil viene, en muchos casos, determinado por unos malos hábitos alimentarios y por la falta de información y de concienciación de los padres. Pese a que el 82% afirma que sus hijos tienen un peso normal, la realidad es que sólo el 62% cumple el requisito.

Preocupa más que coman menos

Solo el 27% de los padres cuyos hijos tienen exceso de peso es consciente del problema. Entre éstos, a 1 de cada 3 le preocupa «algo» o «poco o nada», entre otras razones porque consideran que se trata de una situación pasajera y no creen que tengan que tomar medidas al respecto. Sin embargo, cabe destacar que en el caso contrario —es decir, cuando el niño está por debajo del peso que se considera normal—, un 47% de los padres acude al pediatra para tratar la situación. El informe revela también que a más del 50% de los padres de niños con obesidad lo que les preocupa es que su hijo coma menos de lo que necesita.

Alrededor de los 7 años la tendencia al exceso de peso aumenta entre la población infantil

Los 7 años, un punto de inflexión

Alrededor de los 7 años la tendencia al exceso de peso aumenta entre la población infantil. En la franja de los 3 a los 6 años la cifra es del 28% y a partir de los 7 años el porcentaje se eleva hasta el 34%. «El papel de la familia es fundamental en la adquisición de los hábitos alimentarios de los niños, sobre todo cuando son pequeños, pero a partir de cierta edad, hacia los 7-8 años, aumenta su grado de autonomía y se comienzan a desmarcar de los padres, por lo que se deterioran sus hábitos», afirma Rafael Casas.

«Por ejemplo, muchos niños poseen cierta capacidad adquisitiva para comprar chucherías, pasan demasiado tiempo delante de la televisión y manejando dispositivos electrónicos, se entretienen con juegos sedentarios e incluso, en muchos casos, son los niños quienes "mandan" en su alimentación y eligen lo que desean para comer, probablemente platos muy calóricos en lugar de recetas saludables», puntualiza el experto en obesidad infantil.

El estudio alerta además de que sólo 9 de cada 10 niños de entre 3 a 6 años realiza las 5 comidas al día recomendadas. Sin embargo, a partir de los 7 años el número de hogares españoles que sacrifica la ingesta de media mañana y la merienda es mayor. Sólo el 37% de los niños de entre 10 y 12 años toma algo a media mañana cada día. De hecho, son los propios progenitores los que reconocen que, al crecer, la alimentación de los niños empeora.

El plato ideal: 50% verduras y hortalizas, 25% hidratos de carbono y el 25% restante, proteínas

Carencia de fruta y verdura, exceso de hidratos

En el estudio se ha preguntado a los padres si creen que ofrecen la cantidad adecuada de alimentos a sus hijos y, además, se les ha pedido que registren la ingesta real de éstos durante una semana.

Al preguntar a los progenitores sobre la alimentación que dan a sus hijos, el 69% dice que conoce la cantidad de fruta que hay que ofrecer diariamente a los niños –3 raciones–, pero únicamente un 17% de los encuestados hace lo correcto. Por otro lado, la realidad demuestra que la ingesta de verdura es un 42% menor de la recomendada, mientras que si hablamos de carne roja se produce la situación contraria, ya que los niños comen más cantidad de la que deberían.

La encuesta, que aborda también las proporciones recomendadas en el plato tanto en la comida como en la cena –en cuanto a verduras y hortalizas, hidratos de carbono y proteínas–, revela que los niños españoles comen menos verduras y hortalizas de las recomendadas, y demasiados hidratos de carbono. La recomendación de los expertos en nutrición es que el 50% del plato esté compuesto por verduras y hortalizas, el 25%, por hidratos de carbono y el 25% restante, por proteínas. Los resultados, sin embargo, están muy lejos de este modelo.