Un dibujo de una familia
Un dibujo de una familia

Te descubrimos el verdadero secreto de la felicidad que debes transmitir a tus hijos

Muchas veces hacemos víctimas a nuestros hijos de nuestro estrés queriendo que sean perfectos

Actualizado:

Los padres y madres son para los hijos sus primeros maestros... las personas que no solo les enseñan a caminar y a articular sus primeras palabras, sino que a lo largo de toda su vida se convierten en un apoyo fundamental en sus vidas. Por este motivo, la Asamblea General de la ONU reconoce su responsabilidad en la educación, alimentación y en la protección de los niños, e incide en el papel crítico de los padres en la crianza de los niños. Papel crítico porque ser madre y ser padre es algo muy diferente, pues el concepto como tal ha cambiado sustancialmente en las tres últimas generacionales. Y por ello, hay grandes diferencias entre ser madre o padre y ejercer de ello.

La socióloga Alicia Arandilla, experta en neurolingüistica, ante estas diferencias nos explica que: «ser madre o padre parte como núcleo de un hecho biológico que, desde el punto de vista emocional, se relaciona con amor incondicional y, para el resto de situaciones hemos ido creando nuevo vocabulario, como madrastra, término sobre explotado, incluso, en los cuentos infantiles, para representar relaciones en las que destacaban más el poder que el amor».

El estrés en la familia

Hoy en día, aunque las cosas han ido cambiando, el peso de la crianza de los niños sigue cayendo en las mujeres que además de esto, también están incorporadas en el ámbito laboral. Por tanto, por el cargo tan grande que sostienen las mujeres de ser unas 360º, puede conllevar a padecer depresión, enfermedad muy frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas según la Organización Mundial de la Salud.

Por tanto, según la OMS, a día de hoy, la depresión es la principal causa de discapacidad del mundo occidental. Se estima que para el año 2030, esto se extenderá a todos los problemas de salud mental, que encabezarán el listado, ya que afectará a un 65% de la población, tal y como indica Chance.

«¿En un período de 10 años nos vamos a volver todos locos? Los niños, son el futuro y... ¿este es el pronóstico? ¿Qué está ocurriendo?», se preguntan. Probablemente, «como dijo Krishnamurti, les estamos adaptando a una sociedad profundamente enferma, y eso no es signo de buena salud. Enfermos de estrés, de ansiedad, de insatisfacción... Vivimos la vida en cadena perpetua», declara Claudia Rodríguez Calvo, instructora y coach del Úrsula Calvo Center.

Estos datos, prosgiuen, «son cuanto menos preocupantes y muchas veces hacemos víctimas a nuestros hijos de nuestro estrés queriendo que sean perfectos o una prolongación que tengas aquellas de cosas que los padres no hayamos tenido». Según Claudia Rodríguez Calvo, es que «nos volvemos locos buscando las formas de que sean los más competentes, que atiendan más en clase, que se les den estupendas las matemáticas... Y muy pocas personas realmente tratan de educar en valores como la autenticidad, la autocompasión y la aceptación a sus hijos».

En cuanto al éxito que siempre queremos que nuestros retoños tengan, añade esta experta. «nos hemos criado en la cultura del esfuerzo. El sudor de tu frente marca tus posibilidades de éxito. Si estudias, trabajas superarás a la competencia y entonces te convertirán en una persona de provecho y tendrás éxito. El descanso está fuertemente sancionado a partir de, ¿los 8 años? Todo es un medio para un fin, el éxito y el "ahora" es un obstáculo. En el futuro está la promesa de una vida mejor», apunta Claudia Rodríguez Calvo.

«n una ocasión, prosigue, «escuché a un padre preguntarle a su preciosa niña: "cielo, ¿qué quieres ser de mayor?". La niña respondió: "papi, yo de mayor quiero ser feliz". Casi se me cae una lágrima... Pero cuando realmente se me cayó fue cuando escuché al hombre responder: "cariño, yo también quiero ser feliz, pero tienes que aprender que hay cosas más importantes"».

El secreto de la felicidad

Todo esto, concluye esta profesional, «no significa que tengamos que dejar de planificar nuestra vida, y tampoco dejar de tener metas, siempre que esto no nos robe la alegría y la satisfacción del ahora». «Recuerdo una gran lección que aprendí de mi abuela. Ella es una persona excepcional. A sus 70 años, permanece activa, jovial y apasionada. Elige sabiamente aquello en lo que emplear su tiempo y disfruta de sus actividades, desde la más trivial, hasta la más compleja. Una de sus grandes aficiones es la pintura. Recuerdo una vez que quedamos a comer después de su clase de los jueves».

En esta ocasión, continua el relato, «su rostro entreveía cierto desencanto, algo extremadamente inusual en ella. Le pregunté si le había ocurrido algo, y me comentó que justo esa clase había conseguido terminar un cuadro en el que llevaba tiempo trabajando. Lo había colocado en el asiento trasero del coche y, en el trayecto, el cuadro se había volteado. Al estar la pintura todavía fresca, el cuadro quedó... Hecho un cuadro. Le dije: "abuela, ¿qué es lo que más te gustaba de ese cuadro?". A lo que me respondió: "esa es una buena pregunta... ¿Sabes qué es lo que más me gusta del cuadro? pintarlo". Nos reímos y disfrutamos de una comida maravillosa».

«Esta mujer tan sabia había descubierto uno de los grandes secretos de la felicidad: el proceso es la vida, es el instante y, por lo tanto, es lo más importante que tienes ahora», resume Claudia Rodríguez Calvo.

Por tanto, concluye, «madres y padres del mundo, muchas veces nos dejamos llevar por el regalar tantos juguetes en cumpleaños, en Reyes, en Navidad... y nos olvidamos de obsequiar y enseñar a los niños a tener responsabilidad, a aceptarse tal y como son, tener autocompasión, tomar sus propias decisiones y lidiar con sus propios obstáculos y todo esto, lo deberán hacer solos pero en primer lugar, aprenderlo de vosotros, sus padres y esta es la mejor vacuna».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia