Hay que limitar el acceso de los niños a la cocina y siempre bajo supervisión
Hay que limitar el acceso de los niños a la cocina y siempre bajo supervisión

¿Cómo actuar en caso de quemaduras?

Las quemaduras son la tercera causa de muerte en menores de 14 años, sólo por detrás de los accidentes de tráfico y los ahogamientos

Actualizado:

Las quemaduras representan una de las principales causas de lesiones no intencionadas en los niños. De hecho son la tercera causa de muerte por lesiones no intencionadas en menores de 14 años sólo superadas los accidentes de tráfico y los ahogamientos.

En 9 de cada 10 casos las quemaduras suelen producirse en el domincilio del niño. La franja de edad más afectada es la comprendida entre los 2 y los 4 años y las lesiones son más frecuentes en cabeza y cuello.

La abrasión puede suceder por agentes biológicos como animales o plantas, por agentes químicos en el contacto con sustancias ácidas o básicas y los más habituales, por agentes físicos, con quemaduras térmicas, con líquidos, llamas, electricidad, radiación, frío, fricción o inhalación. La quemadura más habitual es por escaldadura, al entrar en contacto con un líquido caliente.

Los expertos explican que cuando la quemadura sobrepasa el 10-15% de la superficie corporal total se liberan toxinas y sustancias inflamatorias que pasan al torrente circulatorio y se extienden provocando alteraciones sobre los órganos, pudiendo llegar a provocar el SIRS (síndrome inflamatorio reactivo sistémico).

Las quemaduras más graves, las de tercer grado, afectan a todo el espesor de la piel y, al destruir las terminaciones nerviosas, no producen dolor a pesar de su gravedad.

Para evitar las quemaduras lo mejor es prevenir. La SEPEAP (Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria) expone una serie de precauciones a tener en cuenta. En cuanto al agua, los expertos piden que se limite la temperatura en los grifos de agua caliente, se compruebe la temperatura del agua de la bañera con el codo (la mano es menos sensible a altas temperaturas) y se remueva antes de sumergir al niño (ya que el agua puede estar más caliente en zonas profundas). La SEPEAP recomienda también colocar en las viviendas detectores de humo, usar telas ignífugas en la ropa de dormir de los niños e instalar protectores de seguridad en las tomas de corriente. Igualmente los expertos piden a los padres que eviten manipular cables o mecheros delante de los niños para evitar el riesgo de imitación, que no usen dispositivos eléctricos durante el baño del niño y que no permitan que los más pequeños jueguen con petardos o bengalas. Además de esto, los pediatras recomiendan comprobar la temperatura de la leche con el dorso de la muñeca y limitar el acceso de los niños a la cocina, siempre bajo supervisión comprobando que los mangos de las sartenes están girados de forma que no sobresalgan.

En caso de accidente, la SEPEAP indica los pasos a seguir: Lo primero que se debe hacer es desconectar el cuadro de luces, abrir ventanas y evitar contacto con tóxicos a fin de asegurar la seguridad de todo el enterno. Luego, extinguir las llamas cubriéndolas con una manta, o bien utilizando agua u otros líquidos que ayuden a apagar el fuego. En un tercer momento será necesario detener el proceso de quemadura, quitando la ropa (dejando la que esté muy pegada a la piel), anillos, etc. y lavar las partes afectadas con agua corriente a temperatura ambiente durante 15 minutos. Pasado este tiempo, conviene envolver al paciente en un paño o una sábana limpia y llevarlo al Centro Sanitario más cercano para que reciba la pertinente atención médica.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia