Adoptar mejor que comprar una mascota

Hoy, Sábado 17, Día Internacional del Animal Sin Hogar, los expertos revelan las numerosas ventajas que tienen estos fieles compañeros y el inmenso cariño que pueden llegar a dar a pesar de lo que han vivido

MADRIDActualizado:

El año pasado fueron recogidos 138.407 mascotas abandonadas en España, 104.688 perros y 33.719 gatos, según datos de la Fundación Affinity en su estudio «Él nunca lo haría». En el Día Internacional del Animal Sin Hogar el único fin es promover nuevas campañas de adopción y que todos los animales abandonados encuentren un hogar. Es una de las noticias más tristes que contamos cada verano. Durante el verano, España es uno de los países que más abandono de animales sufre. El alto número de mascotas y el abandono son la principal causa del desbordamiento de los refugios y de miles de animales tristes y enfermos al año.

Gerardo Montoiro, gerente de Bisell en España explica «Hay que agradecer la labor de las protectoras y asociaciones que combaten cada día para que estos animales no queden desamparados y estén protegidos. Adoptar, cuidar y esterilizar son las principales tareas», según recoge la agencia de comunicación Eli Romero.

Según Mónica Corchado, directora, psicóloga e instructora animal del Instituto de Dog Coaching, lo primero que tenemos que tener claro a la hora de adoptar un perro es « ¿por qué queremos adoptar un perro? Un perro no es solo comer beber y sacarlo a pasear 20 minutos, es mucho más. No debe ser una idea impulsiva, ha de ser algo meditado por todos los miembros de la familia y no un antojo, hay que tener claro qué tipo de perro se quiere, (tamaño, cantidad de pelo que pueda tener, nuestro tiempo, energía y temperamento, que sea similar a la del perro, más que por el físico).

Una gran mayoría de mascotas de estos centros no son cachorros o crías, sino adultos, respecto a qué puede aportar una mascota de perrera que no puedan aportar los cachorros de perrera, Corchado apunta que «de los cachorros no sabes cómo van a evolucionar ni hasta qué punto van a crecer, además tienes que educarlos tú mismo para que sean buenos y equilibrados, y hay muchas familias que o no tienen los conocimientos necesarios, o no tienen tiempo para eso».

«En cambio, una mascota adoptada no tiene ese problema, pues la protectora y los trabajadores de esta te pueden decir el carácter del perro y su energía, en funcion del estilo de vida de cada uno, por ejemplo, si eres una persona muy activa, lo lógico es cogerse un perro con mucha energía. En un cachorro es más difícil de detectar durante sus primeros años, además un factor muy influyente es el tamaño, porque cuando es cachorro no sabemos bien cuanto puede llegar a crecer, ese problema no lo tenemos con los perros adultos» matiza la experta.

Desde la Fundación Benjamín Mehnert, responden sobre cómo son los centros de acogida para estas mascotas que «centros de acogida hay de diferente índole, algunos son más humildes otros están más preparados, la mayoría simplemente es un terreno medio acondicionado gestionado por un grupo humano altruista. Pero todos los refugios tienen carencias, sobre todo económicas, la administración pública no destina ni un solo euro a ayudar a la protección animal en estos centros y en todos los casos la recuperación del animal y los protocolos es mucho mayor que la donación por adopción del protegido por lo que por regla general tienen que buscar la financiación por medios alternativos».

Añaden que «otro gran problema es la capacidad, no hay instalaciones suficientes para la cantidad de animales abandonados en nuestro territorio por lo que la mayoría de estos refugios están desbordados y tienen que cerrar sus entradas o en su defecto seguir recuperando animales y precarizando su asistencia».

Sin embargo, sentencian que «el problema principal y más importante, es que en España estamos dejando la protección animal en manos de voluntarios, que aunque tienen mucha implicación y muchas ganas de ayudar no es lo que realmente necesita un centro de estas características, un refugio necesita profesionales (veterinarios, auxiliares, personal cualificado de mantenimiento y alguien con experiencia para la administración) es importante tener un grupo solido de voluntariado, pero es imprescindible tener un personal cualificado y coordinado.

La instructora animal de Dog Coaching destaca las secuelas puede tener una mascota que ha sido abandonada. «Uno de los principales problemas que provoca el abandono, pero no el principal, son los problemas de comportamiento, el perro es un ser gregario y emocional. Entonces, depende de la sensibilidad del perro, de la edad y de las condiciones en las que haya sido abandonado, porque no es lo mismo que sea abandonado en una perrera que en la calle, que le provocará aún más experiencias negativas». Mientras que desde la fundación recalcan que «las secuelas de estos animales pueden ser múltiples, por nuestras instalaciones podemos ver diferentes casos, desde animales llenos de parásitos y enfermedades generadas por falta de vacunación y asistencia, atropellos, ejemplares con diversos signos de maltratos (tiros, quemaduras por arrastres, atropellos, ahorcamiento, problemas de piel y movilidad por estar acinados»

«Además, el hecho de estar en una protectora con más perros, ocurre a menudo que se genera un problema de lucha por recursos, que no es más que al estar en una misma jaula con otros perros estos tienen que competir por la comida, y son problemas que hay que tener muy en cuenta. Las personas de las protectoras nos facilitarán lo más detalladamente posible información, sin embargo, no es totalmente fiable, en el sentido de que no es igual el comportamiento de la mascota en una jaula con otros perros que en una casa día a día» apunta la experta.

A la hora de llegar al nuevo hogar, según la psicóloga, el animal «puede llegar a casa con ansiedad por la comida, pero si somos pacientes, día a día el animal irá ganando confianza, porque realmente no veremos el verdadero carácter del perro hasta que pase cierto tiempo, dos meses más o menos, cuando vaya cogiendo un vínculo con nosotros. Al perro se le conoce con el día a día, puede venir con miedos dependiendo del tiempo que lleve en la protectora, o la edad a la que le abandonasen y donde, pueden venir muy desconfiados, hay que ser muy pacientes, muy empáticos pero sobretodo, muy observadores para que vaya generando confianza y que se genere un buen vínculo».

«Una de las razones que se escucha a menudo es que la gente abandona su mascota porque suelta mucho pelo»

Tipos de perros recomendables por su energía. Lo primero, señala la experta, es «no guiarse por modas a la hora de adoptar un perro»

Para personas más tranquilas o calmadas lo recomendable es no coger border collie, pastor aleman o labrador, más bien pequeñitos, que sean más para paseos y casa, incluso los galgos, que «tienen la fama de ser super activos, pero son muy tranquilos, sí es cierto que necesitan hacer ejercicio explosivo en momentos puntuales y luego descansar mucho, pero son, por lo general, muy calmados» detalla la psicóloga. Si por el contrario eres deportista, no escoger perros como el bulldog o carlinos, porque no tienen el sistema respiratorio diseñado para tener una gran resistencia y se asfixian, los pitbull o huskys sin embargo son perros con mucho caracter y energía, a los que el deporte les va muy bien para un mejor comportamiento.

En cuanto a la edad del perro, está claro que no es lo mismo uno de dos años que uno de 8, esto va muy ligado a al estilo de vida de cada persona, un perro joven está en plena adolescencia.

«Un perro de más de 7/8 años tien una energia media/baja, y puede dar muchos años de felicidad al hogar, son perros muy tranquilos que no suelen dar problemas con otros animales, sin tener confrontaciones con nada, si la idea es tener una mascota sin sobresaltos, son la elección ideal» concluye la experta.l

Respecto a si hay algún requisito especial para adoptar, desde la fundación recalcan que «el principal requisito es ser mayor de edad. Hay muchos factores que determina a un buen adoptante, ser solvente económicamente para tener bien atendido al animal, tener un entorno adecuado, disponer de tiempo suficiente para atenderlo (requisitos lógicos) a fin de cuentas».

Y el principal consejo desde la asociación que dan para quien quiera adoptar en vez de comprar es «sobre todo, seleccionar un animal adecuado para la familia, cada ejemplar es único y necesitan condiciones diferentes. Uno de los principales motivos de las adopciones fallidas es que la mascota no se adapta a los hábitos de vida de la familia. Para prevenir estas situaciones lo ideal es dejarnos aconsejar por los profesionales del refugio, ellos son los que mejor conocen el carácter de cada animal y junto a un formulario de adopción bien completado seguro que elegirán un candidato ideal».

Solo decir que la adopción de una mascota es una gran responsabilidad y tenemos que ser muy consciente de ello. Para las entidades de protección animal el recuperar un animal en la mayoría de los casos es una ardua tarea que conlleva mucho sacrificio y dedicación. Un esfuerzo tanto físico como económico y emocional, por lo que es realmente triste cuando una adopción es frustrada por la irresponsabilidad de los adoptantes» concluyen desde la fundación Benjamín Mehnert.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia