Es muy importante cuidar la salud reproductiva desde una edad temprana
Es muy importante cuidar la salud reproductiva desde una edad temprana

Los mitos en torno a la fertilidad

Sólo el 15% de las mujeres saben que quedarse embarazada después de los 35 años no es una tarea fácil

Actualizado:

Junio es el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, un tema en el que las mujeres españolas suspenden en conocimientos, según el «Estudio sobre conocimiento y hábitos de fertilidad de las mujeres», elaborado por la clínica Ginefiv.

Los resultados del trabajo revelan que sólo el 15% de las mujeres saben que quedarse embarazada después de los 35 años no es una tarea fácil. Según la coordinadora de Ginefiv, la doctora Victoria Verdú, «la fertilidad en humanos tiene unas tasas muy bajas y en mujeres mayores de 35 años aumentan progresivamente las tasas de aborto espontáneo y disminuye la fertilidad».

El propósito del Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidades sensibilizar a las mujeres sobre la importancia del cuidado de la fertilidad desde la juventud.

Ginefiv ha puesto en marcha, un año más, la campaña «Cuida tu fertilidad». El objetivo es poner a disposición de la población española más información sobre la importancia de cuidar la salud reproductiva desde una edad temprana y divulgar hábitos que ayuden a preservar la fertilidad.

Los mitos

La doctora Victoria Verdú, desgrana los cuatro mitos más extendidos en torno a la fertilidad:

1. Es falso que tener la menstruación y que las revisiones ginecológicas sean normales significa ser fértil ya que puede que existan problemas de fecundidad a pesar de tener el periodo. Las revisiones habituales no son determinantes para conocer la fertilidad femenina. Además de que no todos los ciclos son ovulatorios, es necesario tener en cuenta que a los 45 años la reserva ovárica de la mujer está prácticamente agotada.

2. Es falso que haber tenido hijos anteriormente signifique no tener problemas de reproducción posteriormente. Existen dos tipos de infertilidad: la primaria, que se da en parejas que, tras un año de relaciones sexuales frecuentes no logran el embarazo; y la secundaria, que afecta a parejas que ya tuvieron un hijo, pero después desarrollan problemas reproductivos.

3. Es falso que la edad sólo influya en las mujeres. Según datos de Ginefiv, la fertilidad femenina se reduce significativamente al cumplir los 35 años, pero también la edad afecta a la calidad de los espermatozoides.

4. Es falso que la infertilidad sea hereditaria. Es verdad que existen enfermedades genéticas que condicionan la capacidad de tener hijos, pero el hecho de que no haya casos diagnosticados de infertilidad en la familia no excluye la posibilidad para el resto de los miembros.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia