«Hotel Explotación»: de viaje junto a las «Kellys»

La lucha de las camareras de hotel por unas condiciones laborales dignas las ha llevado, entre otros, al Parlamento Europeo

Actualizado:

Suponen el 25 por ciento de los trabajadores de la hostelería, pero su trabajo no se valora. Trabajan en la más pura invisibilidad, que les relega los sueldos más bajos y las condiciones más precarias. Son las camareras de hotel, las kellys (las «que limpian»), y tras varios años de indignación por ver cómo su situación laboral ha ido precarizándose, están dispuestas a decir basta. Aunque su lucha consiguió su punto álgido tras su concentración en Barcelona e incluso han expuesto sus problemas ante el Parlamento Eruopeo, es ahora Georgina Cisquella la que las saca a la luz en un documental titulado «Hotel Explotación: Las kellys», que se ha estrenado este viernes.

«El turismo ha traído riqueza, pero a los hoteleros», comenta una de ellas a cámara. Otra confiesa que ha venido a España a trabajar, «pero no a ser esclava de nadie». Su jornada laboral llega, incluso, a las diez o doce horas, en las que se les exige un tremendo esfuerzo físico. «Llegamos a levantar colchones de hasta 40 kilos y trabajamos contrarreloj», le cuentan a Cisquella, envueltas en la monotonía de ruidos y de acciones que las acompaña en su día a día. La cámara de esta periodista y guionista documental ha plasmado su reivindicación tras seguirlas por toda la geografía española durante varios meses.

«En tiempos de precariedad laboral, que afecta sin duda a

Las kellys expusieron sus problemas a Mariano Rajoy
Las kellys expusieron sus problemas a Mariano Rajoy- J García

muchos colectivos, considero que las Kellys ejemplifican esta situación en grado máximo. Son en un 97% mujeres, mal pagadas, numerosas inmigrantes y expuestas al despido», comenta Cisquella. El movimiento de las kellys surge después de sentirse menospreciadas e incluso desamparadas por sus propios compañeros del sector. «Miraban para otro lado», dicen. El año crítico para ellas fue 2012, cuando se produjeron los EREs masivos en el sector y quedaron desamparadas al ser externalizadas y subcontratadas. La indignación fue en aumento y un día vieron claro que si querían cambiar algo, tenían que organizarse. De ahí, las protestas se extendieron por toda España y se crearon grupos en Barcelona, Benidorm, Cádiz, Fuerteventura, Madrid y Mallorca.

Los 55 minutos del documental de Cisquellan reflejan, con el ejemplo de las kellys, la precariedad que tras la crisis se instauró en muchos sectores. Al verlas y conocer sus reivindicaciones se agruparon, por ejemplo, las aparadoras de calzado de Elche y comarca, tal y como cuenta Elena Gómez en el podcast « Isabel sobre sus zapatos». Una precariedad a la que ellas mismas han dicho «basta», y están dispuestas a luchar para cambiarla, para que las que vengan detrás no sufran, como muchas de ellas, las mismas enfermedades crónicas a las que ya están condenadas.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia