Bebés

Si has tomado leche materna, tendrás mejores notas y cociente intelectual

Durante los primeros meses de vida del bebé, este alimento le llenará de múltiples beneficios, pilares de la salud a lo largo de su vida

«Solo hay un alimento imprescindible en la vida»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La leche materna es, sin duda, el mejor alimento infantil que existe y una adecuada alimentación durante los primeros 1.000 días. Entre el embarazo y el segundo cumpleaños del niño resulta fundamental no solo para el crecimiento físico del bebé, sino también para el desarrollo de un sistema inmunológico fuerte y de su capacidad cognitiva y de aprendizaje. Medela explica los beneficios de la leche materna en relación al desarrollo de la masa cerebral de los niños y su posterior influencia en la obtención de un mejor rendimiento y resultados académicos.

Los beneficios de la lactancia materna en los primeros meses del bebé son múltiples. Las proteínas y nutrientes que contiene en las distintas etapas proporcionan los pilares de la salud de una persona a lo largo de su vida, incluyendo su susceptibilidad frente a infecciones, enfermedades crónicas y cardiacas, e incluso su predisposición a la obesidad o al desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

La leche materna: más allá de la nutrición

No obstante, los componentes de la leche materna van más allá de la nutrición, pues incluyen más de 200 tipos de oligosacáridos que reducen el riesgo de inflamaciones cerebrales; citoblastos, que contribuyen al desarrollo de los órganos del bebé; más de 1.000 proteínas que desarrollan y protegen las neuronas cerebrales y 1.400 moléculas de microARN, fundamentales en la regulación de la expresión genética. Asimismo, el calostro (primera leche) y la leche de transición (segunda leche) contienen elevadas cantidades de ácidos grasos de cadena larga y de oligoelementos –como el cinc y el cobre–, que ayudan a desarrollar el cerebro de los bebés.

En este sentido, diversos estudios señalan que dar el pecho al bebé puede contribuir a que, posteriormente, estos obtengan mejores resultados y rendimiento académico; ello se debe a que los componentes de la leche materna propician un mayor desarrollo cognitivo y cerebral. El cerebro humano es mucho más complejo que el de otros animales, por lo que su desarrollo completo se produce en las horas y días posteriores al nacimiento.

Asimismo, gran parte de la energía empleada durante el crecimiento posterior del bebé también se dedica al desarrollo de este órgano: en un recién nacido, la masa cerebral equivale al 30% de su tamaño adulto, mientras que al cumplir los dos años ya alcanza el 80% del mismo.

Además, el cerebro humano está compuesto en un 60% de grasa, por lo que los ácidos grasos esenciales que contiene la leche materna no son solo necesarios para mantener una óptima salud, sino que una proporción de los mismos se dedica al desarrollo cerebral.

Sin embargo, los beneficios de la lactancia para el cerebro no terminan aquí. Otros estudios señalan que los bebés alimentados con leche materna poseen entre un 20% y un 30% más de materia blanca –parte del sistema nervioso central compuesta de fibras nerviosas cubiertas de mielina– que los niños que solo tomaron leche de fórmula, concentrándose esta materia en las áreas específicas del cerebro que controlan el lenguaje y el razonamiento, las habilidades motrices, las emociones y la sociabilidad.

En este sentido, varias investigaciones sugieren que los niños alimentados con leche materna tienen mayores posibilidades de desarrollar un cociente intelectual más elevado y mayor capacidad de rendimiento académico en comparación a sus compañeros de aula alimentados con leche de fórmula.

En el caso de Reino Unido, se comprobó que los niños alimentados con leche materna obtenían mejores resultados en los exámenes que realizaban a sus 16 años, mientras que en Brasil, obtenían más logros académicos y tendían a obtener mayores ingresos económicos al alcanzar los 30 años.

Finalmente, cabe señalar que el impacto de una buena nutrición en los primeros meses de vida del bebé no solo puede tener efectos en su salud, también pueden trascender a futuras generaciones. Debido a los numerosos beneficios que presenta la leche materna a largo plazo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar el pecho hasta los dos años, sirviendo de complemento a la ingesta de otros alimentos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia