Parto a domicilio

Precauciones que debes conocer si quieres dar a luz a tu bebé en casa

Es importante que se siga un seguimiento controlado, sin saltarse ningún proceso ni revisión reglamentaria

Un bebé fallece en Vigo sin ayuda sanitaria tras optar sus padres por un parto en casa

MadridActualizado:

El momento del parto siempre es un tema delicado porque hay muchos factores en juego. Así lo afirman los profesionales que están capacitados para atender los nacimientos.

Durante los 9 meses que dura un embarazo puede ser controlado en el servicio público, privado o a domicilio, según lo decidan los futuros padres. «Eso sí, hay que hacer los controles pertinentes que estime cada profesional y cada sistema, sin saltarse ninguno y basándose en el documento del Ministerio de Sanidad de la estrategia de atención al parto normal», afirma Isabel Durand, matrona de Atención Primaria.

En el tercero de los casos, donde la madre decide tenerlo en casa, existen una serie de criterios que se deben tener en cuenta desde el principio del embarazo, «ya que cualquier circunstancia que ocurra durante el embarazo y el parto que el profesional considere que pueda poner en peligro la integridad de la madre o el bebé, será motivo para derivarlo al hospital». Las circunstancias generales para la atención de un parto en domicilio son que sea parto a término, entre la semana 37 y 42, gestación única (que no sea múltiple), presentación cefálica ( no venga de nalgas) y ser de bajo riesgo, subraya Durand.

Los padres deben elegir esta opción libre y voluntariamente y deben ser informados en todo momento de la evolución de su embarazo y parto.

Mecanismo habitual para tenerlo en casa

Una mujer y su pareja deciden tener a su bebé en casa y se ponen en contacto con las distintas asociaciones en las que trabajan profesionales que asisten este tipo de nacimientos, que suelen ser siempre matronas. El perfil de las personas que suelen decidir esta opción es muy variado, desde primerizas bien informadas y con amplio conocimiento de su cuerpo y técnicas de respiración y relajación, hasta mujeres que tuvieron su primer hijo en el hospital y quieren probar otra opción o simplemente el parto hospitalario no cumplió sus expectativas.

Al ser en su domicilio, y ser un ambiente conocido, está más libre de factores de estrés que puedan perjudicar la evolución normal del parto. Además, los padres pueden elegir en que estancia parir: en su cama, en una silla, sobre una colchoneta o en su bañera.

El día que decidan tener a su bebé en casa la matrona de la asociación elegida por los padres (cada provincia tiene el listado de las asociaciones que trabajan en la atención a partos en domicilio), se presentará y le ofrecerá las pautas que deben seguir todos para que todo salga bien y pueda realizarse ese parto, pero entre otras opciones está que la matrona le visite 3-4 veces durante el embarazo y que se hayan hecho todos los controles pertinentes en el hospital.

Los padres firmaran una especie de contrato o historia donde quedará reflejado los objetivos y responsabilidades de cada parte. Y dónde se suelen exponer los criterios para llevar a cabo el parto en casa y cuando se derivará al hospital, ya sea durante el embarazo, o durante cualquiera de las etapas del parto, si la matrona que le asiste en casa así lo considerara, asegura la especialista.

La figura de la doula

La matrona, que contratada le hará el seguimiento de todo el embarazo desde el inicio o, al menos, desde el segundo trimestre, valorará la evolución normal del embarazo, acompañará y proporcionará los cuidados necesarios para que la mujer esté bien preparada, asistirá al parto, cuando llegue el momento avisada directamente por la mujer, vigilará el posparto inmediato. Si la madre así lo decide, la ayudará apoyará y seguirá el proceso de lactancia materna y el vínculo de la madre con su bebé.

Algunas matronas que atienden el parto en casa pueden ir acompañadas de otra figura queda apoyo y consejos a la mujer que va a ser madre, a la que se le conoce con el nombre de doula, pero que no es un profesional sanitario. Puede complementar a la acción de una matrona, pero nunca suplirla.

En el caso de que un parto llegué de forma repentina, pese a que la madre quiera tenerlo en el hospital, es importante llamar a los servicio de emergencias, al 112. «No se puede dejar guiar por conocimientos de película que tenga una amiga o vecina». La madre tiene que tener una asistencia correcta a través del teléfono de emergencias. Por ello, «es esencial que los profesionales del 112 estén bien capacitados y formados para atender partos e incluyo la posibilidad de contar con alguna matrona en un futuro», concluye Durand.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia