Vida sana

Cómo mantener tus dientes a salvo de caries

Si sólo se utiliza el cepillo de dientes, la limpieza es incompleta, se estará limpiando bien solo el 60% de la dentadura

Actualizado:

Tener caries resulta habitual, aunque se pueden prevenir. Lo cierto es que hay personas más propensas que otras o quienes empiezan a sufrirlas a edades más tempranas, con lo que ello supone no solo para su salud bucodental, sino también para su bolsillo por acudir a los especialistas en busca de soluciones.

Según Jorge Ferrús fundador de la clínica Ferrus & Bratos, además de periodoncista e implantólogo, hay tres aspectos fundamentales que condicionan que una persona sufra más o menos caries.

«Si sólo se utiliza el cepillo de dientes, la limpieza es incompleta, se estará limpiando bien únicamente el 60% de la superficie dental»

En primer lugar, explica que depende de cómo esté de fuerte el esmalte de los dientes, su mineralización, nivel de flúor, calcio o si ha tomado muchos antibióticos durante la etapa de desarrollo, que abarca desde el nacimiento hasta los doce años.

La comida es otro de los aspectos que influyen de forma decisiva. «Los alimentos se transforman en ácidos que perjudican la salud de los dientes. Hay alimentos muy ricos en azúcares que se transforman más rápidamente en ácido, lo que ayuda a la formación de caries. Esto no quiere decir —advierte— que una persona acostumbrada a no tomar dulces no tenga caries porque hay muchos alimentos que llevan azúcar, como los espárragos por poner un ejemplo, pero tardan mucho más tiempo en transformarse en el ácido que daña los dientes».

También afecta de forma diferente la frecuencia con la que se toman los alimentos. «Es casi "mejor" atiborrarse de dulces en un momento dado del día, que estar durante toda la jornada picotenado dulces, caramelos o bebidas zucaradas. El motivo no es otro que el que la saliva tiene una función de efecto tampón y de nivelar los niveles de ácido. La saliva es un potente protector. Si la ingesta de dulces se mantiene durante gran parte del día, la acidez será más perjudical para la dentadura. Por el contrario, si se hace en un momento dado, el Ph se normaliza después en la boca».

El tercer aspecto que considera de gran importancia el doctor Ferrús para prevenir caries es la forma en que una persona se cepilla sus dientes. «El flúor es fundamental y, por ello, casi todas las pastas de dientes y enjuagues lo incluyen porque este efecto químico influye en la incidencia de caries».

También menciona el aspecto mecánico, es decir, cómo se realiza la limpieza en el cepillado. «Si sólo se utiliza el cepillo de dientes, la limpieza es incompleta, se estará limpiando bien solo el 60% de la superficie dental. Es necesario emplear el hilo dental o los cepillos interproximales para cepillar el otro 40% restante, que supone mantener una buena higiene también en los espacios entre pieza y pieza», concluye Jorge Ferrús.