El vecino de Vitoria insultado por independentistas: «Hay miedo de colgar la bandera de España»

Iñaki Aramburu reivindica su derecho a mostrar en público la enseña nacional

VitoriaActualizado:

Era 12 de octubre, Día de la Hispanidad. Para festejarlo, Iñaki Aramburu colgó en el balcón de su piso una bandera de España. El joven vitoriano, presidente de Nuevas Generaciones de Álava, no era consciente de las consecuencias que acarrearía su decisión: al grito de «Españoles, hijos de p…», cientos de individuos comenzaron a increparle. Él mismo publicó en las redes sociales las imágenes de un esperpento que, pese a todo, no le ha amilanado: «Reivindico mi derecho a sacar símbolos nacionales cuando me apetezca», afirma el popular, que asegura que los vecinos de la ciudad no lucen banderas españolas por «miedo» a los radicales.

En declaraciones a ABC, el joven explicó que no suele tener colgada la bandera española en el balcón. La idea la cogió del presidente del PP, Pablo Casado, que emprendió una campaña para animar a la ciudadanía a exhibir en sus viviendas la enseña nacional el 12 de octubre. Casualmente, ese mismo día se disputaba un encuentro de fútbol entre las selecciones de Euskadi y Venezuela, de forma que las calles de Vitoria estaban más concurridas que de costumbre.

En un momento dado, Aramburu percibió gritos procedentes del exterior: «Yo estaba en casa tranquilamente con mi pareja -explicó-. Entonces empecé a escuchar desde la calle “españoles hijos de p…” y cánticos de ese estilo». Al asomarse al balcón, comprobó que los gritos de la multitud iban dirigidos hacia él. Lejos de amedrentarse, el presidente de NN.GG. grabó la escena con su teléfono móvil y subió el vídeo a las redes sociales para denunciar el ataque.

El propio Aramburu reconoció que siente «tristeza» ante el hecho de que los vecinos de Vitoria tengan que hacer frente a un «acoso» que limita su «libertad»: «Ellos -los independentistas- pueden expresarse con sus banderas y yo no, porque la mía es de España. Meten miedo, atemorizan a la gente».

Pese a todo, aseguró que esta experiencia no impedirá que en el futuro vuelva a exhibir la enseña nacional: «Yo entiendo que todo el mundo tenga miedo de sufrir este tipo de situaciones, pero yo en absoluto voy a dejar de ser español y de mostrar mis símbolos -destacó-. Animo a todo el que quiera a que haga lo propio, porque cuantos más dejemos de estar callados mejor».

A lo largo de los últimos días, Aramburu ha recibido el apoyo de varios miembros de su partido. Entre ellos, el del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, que el pasado miércoles lamentó que exhibir símbolos nacionales todavía sea considerado una «provocación» en algunos puntos del territorio.