<La ikurriña ondeó en el balcón municipal en el Chupinazo de 2017
<La ikurriña ondeó en el balcón municipal en el Chupinazo de 2017 - Pablo Ojer
Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona vuelve a ser condenado por la colocación de la ikurriña en Sanfermines

Se suma a otras condenas por incumplir la ley de símbolos oficiales

PamplonaActualizado:

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha rechazado el recurso presentado por el Ayuntamiento de Pamplona contra la sentencia que le condenaba por la colocación de la ikurriña en el balcón municipal durante el inicio de los Sanfermines de 2017.

El Consistorio pamplonés ya había sido condenado al pago de costas por la colocación de la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca, un acto que según los tribunales carecía de “cobertura legal”. Sin embargo, en lugar de acatar la sentencia, el Ayuntamiento recurrió la sentencia alegando que con la anulación de la Ley Foral de Símbolos en marzo de 2017 se había anulado la prohibición expresa de colocar la ikurriña.

Por el contrario, la sentencia estima que, además de anular la prohibición expresa de colocar la bandera de otra comunidad, también se había derogado las únicas excepciones que la propia Ley Foral de Símbolos establecía para izar la enseña. Con la derogación, en Navarra tan solo rige la Ley de Banderas nacional 39/1981, que establece cómo y dónde deben situarse las distintas banderas nacionales, autonómicas y locales. Pero como no hace referencia a la colocación de ninguna bandera que no sean las oficiales, colocar una de ellas queda “sin cobertura legal”.

A pesar de ser uno de los primeros objetivos del Gobierno cuatripartito que rige Navarra desde mayo de 2015, según los propios integrantes de estas formaciones, la legislatura está a punto de concluir y después de más de tres años y medio las cuatro fuerzas, Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra, no han logrado un acuerdo para remitir una Proposición de Ley foral que permita la colocación de la ikurriña en los balcones municipales de Navarra.

Este es el enésimo recurso que pierde el Ayuntamiento de Pamplona, con el consiguiente coste para las arcas públicas y, por lo tanto, para los propios ciudadanos de la capital navarra.

Sucedió algo muy similar por la colocación de la ikurriña durante los Sanfermines de 2015, nada más acceder Bildu a la alcaldía. Y muy parecido ocurrió con la decisión de reformar la ornamentación del salón de plenos del Ayuntamiento, que aparcó el cuadro del Rey y las banderas a un rincón apartado y por el que el alcalde, Joseba Asirón, fue requerido una y otra vez para que situara los símbolos oficiales de forma correcta.