Homenaje en los bajos de Azca a un joven pandillero asesinado en 2009
Homenaje en los bajos de Azca a un joven pandillero asesinado en 2009 - DE SAN BERNARDO

Los violentos ritos y códigos de las bandas latinas en Madrid

Los actuales bastiones de los pandilleros en la capital son Tetuán, Usera y Villaverde

MadridActualizado:

La bandas latinas asentadas en Madrid presentan una morfología, radio de actuación y apariencia concreta, en función de cada caso. Según datos de la Jefatura Superior de Policía, se concentran fundamentalmente en los distritos de Tetuán, Usera y Villaverde; y aglutinan a unos 300 miembros activos de entre 16 y 22 años, una cifra que se ha disminuido ostensiblemente en los últimos años. La más fuerte de estas bandas es la de los Trinitarios, con unos 80 integrantes. Le siguen los Dominican Don't Play, con 50-60; los Ñeta, con unos 60-70 pero con menos actividad que años atrás; y los Latin King, con unos 30 miembros.

Si bien cada vez es más difícil identificarlos por sus símbolos e indumentaria, pues intentan pasar desapercibidos, estos son inherentes a su existencia. Palpables fundamentalmente en sus rituales y ceremonias, a menudo cargados de un fuerte componente violento, cada grupo tiene su propia personalidad. Los Trinitarios, escisión de los Dominican Dont'Play, tienen en el verde su color de cabecera, sinónimo de orgullo. Cada capítulo (espacios territoriales sobre los que imponen su fuerza ante bandas rivales) tiene un líder, protegido por «soldados» que se ubican en un nivel jerárquico inferior. Hace menos de dos semanas fue detenido uno de estos líderes en un piso «okupa» de Villaverde.

Los Dominican Don't Play, identificados con collares de color azul, blanco y rojo, se organizan en coros al mando de caciques y soberanos, con unas connotaciones similares a las de sus homólogos trinitarios. En ambos casos, como en el resto de bandas, su modus operandi engloba homicidios, extorsión, hurtos, tráficos de drogas o tenencia de armas, entre otros. El símbolo de los Latin King es una corona con cinco puntas, donde el negro y amarillo u oro es su color principal. Los Ñeta, por su parte, son ecuatorianos en su mayoría y se caracterizan por el azul, el rojo y el blanco, que remiten a la bandera de Puerto Rico. Su organización es idéntica a la de los Latin King: capítulos, reinos y tribus.

198 detenidos en 2015

A pesar del último suceso en Sol, con un enfrentamiento entre dos grupos rivales, Dominican Don't Play y Trinitarios, no existe un repunte en la actividad de las bandas latinas. De hecho, el último crimen hasta la fecha se registró en 2013, en Puente de Vallecas. Según fuentes policiales, ha habido once asesinatos desde 2004.

El último, como ha informado ABC, tuvo lugar el pasado sábado. Fue un encuentro fortuito y las víctimas fueron las del grupo minoritario, los trinitarios, frente a una veintena de dominican. Este procedimiento es habitual en estos enfrentamientos, donde en un 90% de los casos se desarrollan en lugares de ocio o parques, actuando solo en caso de ser superiores en número. El menor que murió de una cuchillada en el corazón estaba en fase de captación. Los otros dos heridos, de 18 y 19 años, son miembros probados de los Trinitarios.

La delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, declaró ayer que en 2015 se realizaron 89 operaciones con 198 detenidos por su pertenencia a bandas latinas, de los cuales 43 eran menores. Además, destacó que de los cerca de 800 integrantes de estas bandas en 2008 ahora no llegan a los 300, fruto del efectivo trabajo policial. Dancausa compareció junto al jefe Superior de Policía, Alfonso Fernández Díaz, y el jefe de la sección de la Brigada de Información responsable de estas bandas.