Ultimátum de Patrimonio al dueño de la antigua mansión de recreo de Franco

La Comunidad de Madrid sancionará al propietario si no rehabilita inmediatamente el inmueble, declarado BIC, en estado de ruina, expoliado y vandalizado

MadridActualizado:

Observado desde la A-6, todavía mantiene su esplendor original, como el vestigio de una vieja película de terror en lo alto de la montaña. De cerca, la imaginación sobre el Palacio del Canto del Pico, en Torrelodones, choca con la realidad. El inmueble, antigua residencia de recreo de Franco y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1930, lleva años abandonado a su suerte; en estado de ruina y vandalizado. La situación, aunque conocida, ha llegado al límite. La Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid ha enviado un ultimátum a la propiedad: si no cumple inmediatamente con su obligación de rehabilitarlo y conservarlo, le abrirá un expediente sancionador.

El reclamo de Patrimonio al dueño del palacete -José Antonio Oyamburu Goicoechea- es el último episodio de una historia que ha acelerado el ritmo en los últimos años. El departamento, que dirige Paloma Sobrini, comenzó una investigación en el año 2017 tras constatar que uno de los elementos protegidos de su interior estaba expuesto en un hotel de Sevilla. Se trataba de un sarcófago renacentista del siglo XVI, pero lo cierto es que el expolio ha sido una constante tan evidente como el deterioro físico.