Imagen virtual del proyecto del Distrito Castellana Norte
Imagen virtual del proyecto del Distrito Castellana Norte
Urbanismo

La operación Chamartín, a punto de evaporarse por las trabas de Carmena

Los inversores, que se ausentaron ayer de la cuarta reunión: «Estamos a punto de perder la paciencia y podríamos marcharnos a Turquía o Reino Unido»

MadridActualizado:

La cuarta y última mesa de debate convocada por el Ayuntamiento de Madrid para analizar la viabilidad del desarrollo propuesto por Distrito Castellana Norte escenificó ayer el fracaso, cada vez más evidente, de la operación Chamartín. La reunión se celebró con la ausencia tanto de los inversores –una sociedad participada al 70% por BBVA y el resto por la constructora San José– como del Partido Popular y se cerró sin que el Ejecutivo municipal propusiera alternativa alguna al plan actual.

La promotora del proyecto se ha topado con la oposición frontal del Gobierno de Ahora Madrid al desarrollo de un proyecto ideado hace 20 años y reactivado durante la legislatura pasada. Desde que accedió al Consistorio, Manuela Carmena y su concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, han truncado los planes para urbanizar más de tres millones de metros cuadrados al norte de la capital y prolongar en 3,7 kilómetros el paseo de la Castellana.

Pese a la supuesta voluntad del Gobierno local de desbloquear esta situación, Calvo llegó a afirmar que la operación Chamartín, en los términos planteados, había «muerto». Una actitud municipal que, como ha indicado el presidente de la promotora, Antonio Béjar, en una entrevista al «Financial Times», está a punto de hacer perder la «paciencia» a los inversores. «Esa financiación no va a estar ahí para siempre. El dinero puede ser invertido en Reino Unido, Turquía o donde sea», advierte Béjar sobre los 6.000 millones previstos para este desarrollo.

De hecho, tal y como informó ABC el pasado mes de enero, existe una cláusula contractual que anula este proyecto en diciembre de 2016. Si antes del día 31 de ese mes no sale adelante, los promotores podrían exigir al Consistorio compensaciones económicas por la inversión realizada hasta el momento: unos 120 millones de euros, aproximadamente.

6.000 millones de inversión en el aire

Aún mantienen viva su idea de desembolsar 4.800 millones de euros (más 1.200 millones de las tres Administraciones: Estado, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid) en una zona en la que hoy no hay más que un descampado, con algunas empresas desperdigadas y núcleos chabolistas.

El desarrollo, tal y como está planteado, tampoco cuenta con el apoyo del PSOE, que considera que es una «equivocación política y financiera». Así lo aseguró ayer Mercedes González, edil del grupo socialista, que sí que acudió a la mesa de debate. Por su parte, el concejal del PP Borja Carabante tachó directamente de «farsa» este encuentro y reclamó al equipo de Gobierno «documentos» sobre los «planes propios» que Carmena aseguró tener principios de marzo para esta zona.

También estaban convocados Fomento; la Consejería del Territorio y Medio Ambiente y la de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid; el Colegio Oficial de Arquitectos y el de Ingenieros. Entre otros organismos, acudieron como invitados la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y representantes de asociaciones de afectados por el desarrollo del ámbito urbanístico.

Los colectivos de propietarios minoritarios, comerciantes y vecinos de Chamartín y Las Tablas favorables al proyecto destacaron también su sorpresa por que el Gobierno municipal acudiera a la última mesa «sin un plan alternativo». Representantes de Pymes Chamartín y El Madroño «mostraron su decepción» en sus comparecencias por que la asamblea final se convirtiera en «un resumen de la opinión del Ayuntamiento».

Ese «silencio administrativo» es precisamente el motivo por el que la sociedad Distrito Castellana Norte decidió no participar en la mesa de debate. En marzo ya acusó al Consistorio de no cumplir los plazos administrativos marcados en la normativa y de crear una vía paralela no prevista en la Ley del Suelo, en referencia a esas reuniones, a cuya tercera sesión ya no acudió. Los promotores sostienen que el debate suscitado está «al margen del procedimiento de elaboración» de planes urbanísticos y que en ese marco ya se presentó la «ordenación pormenorizada» del ámbito urbanístico con arreglo al vigente Plan General de Madrid y a la legislación urbanística.

«Lo único que está pendiente es que el Pleno del Ayuntamiento resuelva su aprobación definitiva. Eso es a lo que estamos esperando», informaron ayer desde la sociedad promotora.