Sanitarios y Policía Nacional, en el lugar de los hechos

Así fue la reyerta a cuchilladas por las «cacas de los perros» que acabó con la vida de Paco

La familia de la víctima asegura que «15 o 20 personas» estaban esperándolo porque les molestaban los animales. Otras tres personas resultaron heridas

MadridActualizado:

La calle de Esteban Carros, en Puente de Vallecas, se convirtió ayer en el epicentro del pánico. Un hombre de 64 años murió, alrededor de las 19.25 horas, tras sufrir una herida por arma blanca en el cuello durante una discusión provocada por unos perros. En el suceso también resultaron heridos otras tres personas, familiares de la víctima.

La familia de Paco D.C., el fallecido, sostiene que no se trató de una reyerta sino de un asesinato. «Estábamos celebrando un cumpleaños. Por la tarde, decidió bajar a los perros con su hermano y un sobrino. Se encontraron con una familia de gitanos y a una de las mujeres le molestaron los animales», cuenta Jessy, sobrina del finado: «Nos dijo que a ver si limpiábamos las cacas». Según el relato de la familia, Paco decidió llevarse a los perros a un parque cercano para evitar conflicto alguno. Pero cuando volvió, un grupo de «15 o 2o personas» estaba esperándolo.

Fue entonces cuando se desató la violencia y empezó la tragedia. El clan, sostienen los familiares, agredió con palos y cuchillos al hermano y al sobrino de Paco. «Uno le dio a mi padre con un palo en la cabeza y otro sacó un cuchillo o un pincho y apuñaló a mi hermano», continúa Jessy. Cuando el agresor le iba a dar la segunda puñalada, Paco intentó pararlo. Evitó la cuchillada a su sobrino, pero no pudo frenar la pelea: «Mi tío se cruzó y el otro lo apuñaló en el cuello».

Los familiares bajaron inmediatamente de la vivienda, situada en el número 12 de la calle, al escuchar los gritos pero no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Cuando los sanitarios llegaron al lugar del suceso se encontraron a la víctima en parada cardiorrespiratoria, debido a la herida que presentaba en el cuello con abundante sangrado. Tras treinta minutos de maniobras de reanimación, Samur-Protección Civil sólo pudo confirmar el fallecimiento.

Además, en el lugar de los hechos atendieron a otros dos hombres, los familiares, uno de ellos presentaba una contusión en la cabeza y el otro un «pinchazo», en principio también por arma blanca y también en la cabeza. Ambos fueron trasladados con pronóstico leve al hospital Infanta Leonor. El tercer atendido sufrió una herida en un dedo y ha sido dado de alta.

La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación y busca a los agresores.