Garrido, ayer, en la rueda de prensa tras el consejo de gobierno - Maya Balanyá

El futuro del PP de Madrid, pendiente del Trabajo Final de Máster que Cifuentes no muestra

La líder regional se somete hoy al «examen de la oposición en un pleno extraordinario en la Asamblea en el que sobrevuela la moción de censura

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cristina Cifuentes se enfrenta esta tarde al mayor «examen» de su legislatura. La sombra de la duda que se prolonga sobre la presidenta de la Comunidad de Madrid desde hace trece días, ha arrastrado a la líder del PP madrileño hasta un pleno extraordinario en el que tendrá que despejar todas las incógnitas que rodean al máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) hace ahora seis años. De la coherencia y verosimilitud que aporte su relato, sus argumentos y los documentos que haga públicos durante su turno de palabra dependerán los movimientos de la oposición y, con ello, su futuro político tanto a corto como a largo plazo.

¿Por qué pagó una tasa para volver a presentarse al Trabajo Final de Máster (TFM) en noviembre de 2012 cuando, supuestamente, lo presentó y aprobó en julio de 2012? ¿Cómo es posible que Cifuentes pudiera defender el TFM el mismo día que en la Comunidad de Madrid se celebraba la victoria de la Selección Española de Fútbol en la Eurocopa siendo ella la máxima responsable del dispositivo de seguridad? ¿Por qué los documentos que aportó la presidenta aparecen sin sello de registro de la universidad? Éstas son algunas de las preguntas que la oposición le lanzará y que la presidenta podría desactivar si muestra su Trabajo Final de Máster con la acreditación correspondiente.

Sin embargo, pasadas casi dos semanas desde que comenzó la vorágine informativa desatada por el diario.es, aún no parece tarea sencilla poder mostrar ese documento. «La presidenta no ha localizado el trabajo en su domicilio, por eso, ella ha autorizado por escrito a la universidad, para que si lo encuentra, lo publique», explicó ayer el portavoz del Gobierno de la Comunidad, Ángel Garrido, que compareció en solitario, «por cortesía parlamentaria», según sostuvo, para justificar por qué, de nuevo, Cifuentes evitaba comparecer ante la prensa.

Para los suyos, las explicaciones dadas hasta ahora por Cifuentes son más que suficientes. Garrido negó que la presidenta haya evitado las preguntas de la prensa y arguyó que ofreció explicaciones a dos medios de comunicación el día en que estalló el escándalo. También envió un comunicado oficial y aportó documentación que acreditaba su versión además de declarar, sin opción a preguntas y a través de un plasma, tras el comité ejecutivo del PP. «La presidenta estuvo alejada varios días, no de los medios de comunicación, sino de prácticamente todo el trabajo diario, por un proceso gripal severo», recordó su «número dos».

«Cadáver político»

Pero ninguna de las aclaraciones aportadas por Cifuentes han resultado contundentes para atajar esta crisis, que amenaza con dinamitar la buena imagen de la líder del PP regional. Tanto es así que la portavoz de Podemos en la Asamblea, Lorena Ruiz-Huerta, ya ha llegado a tildar a la presidenta de «cadáver político».

Hace apenas seis meses que la formación morada presentó una moción de censura fallida contra la líder regional tras las investigaciones del caso Lezo. Por ello, en este periodo de sesiones no podrán presentar otra, pero según afirmó ayer Ruiz-Huerta, en su formación estarían «encantados» de apoyar una moción de censura si la registran los socialistas.

Dejó la pelota en el tejado del portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, que reconoció que «aunque no ha habido ningún contacto formal» entre ambos partidos, los socialistas no van «a eludir ninguna responsabilidad». «No tenemos ninguna ansiedad por ocupar un sillón, pero tenemos la obligación de pedir que asuman responsabilidades y también asumir la nuestra», afirmó, sin querer hacer «más elucubraciones».

«Arenas movedizas»

Más «prudente» o expectante se mostró el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, que prefirió no pronunciarse sobre las consecuencias políticas que podría tener el caso del Máster de Cifuentes hasta escuchar hoy sus argumentos y ver las pruebas que aporta o no la presidenta.

Para Aguado, la líder regional se «está hundiendo en una arenas movedizas que ha provocado ella misma» al «esconderse detrás de un plasma». Los de la formación naranja reprocharon a la presidenta sus silencios mediáticos y que no les haya dado ni una sola explicación, pese a ser socios de gobierno. «Si ni a nosotros nos dan explicaciones es porque algo esconden», argumentó.

Pese a todo, no se atrevieron a hablar de ruptura del pacto de investidura, que hablaba concretamente de «separación de cualquier cargo público que haya falsificado o engañado en relación a su currículum o su cualificación profesional o académica». «Una cosa es la posible comisión de un delito y otra es el cumplimiento del pacto», dijo Aguado.

En el caso de que prospere la denuncia que han registrado ante la Fiscalía los representantes de varias asociaciones de estudiantes para que investigue si existe un delito de falsedad en documento público y cohecho y Cifuentes sale imputada, tomarán medidas: «Si imputan a la presidenta por el máster, pediremos su dimisión», anunció, aunque volvió a subrayar que esperarán a ver «qué tipo de pruebas puede aportar» en el Pleno. Cifuentes tiene hoy ante sí el reto de convencer con su retórica para salvar su futuro.