La EMVS sufragará los gastos de mantenimiento ordinario de los pisos
La EMVS sufragará los gastos de mantenimiento ordinario de los pisos - ABC

El banco malo cede 300 pisos al Ayuntamiento de Madrid para alquiler social

La mitad de las viviendas será para familias que actualmente han ocupado algún inmueble, bajo la condición de que el consistorio regularice su situación

MADRIDActualizado:

El llamado banco malo continúa colaborando con las distintas administraciones públicas españolas en materia de vivienda social. Esta vez, la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuració bancaria (Sareb) ha firmado un acuerdo de ocho años con el Ayuntamiento de Madrid para ceder temporalmente al consistorio 300 viviendas para destinarlas a familias en riesgo de exclusión y a las que se les entragará en régimen de alquiler social.

En concreto, y tras la cesión de los inmuebles, que proceden de las cajas de ahorros que han recibido ayudas públicas, la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) se encargará de su gestión, así como de seleccionar a los beneficiarios. La mitad de esos pisos podrá destinarse a familias que los han ocupado, en cuyo caso la EMVS deberá regularizar su situación.

Las condiciones de acceso las marcará el Ayuntamiento en el marco de sus programas sociales. En otros consistorios y autonomías, la renta exigida a los inquilinos en estos casos no puede superar el 30% de sus ingresos. Además, y según ha informado la Sareb, el banco malo debe percibir una cuota mensual de 75 euros en el caso de las viviendas ocupadas y de 125 en el resto para hacer frente a los gastos de seguros, comunidad y reparaciones extraordinarias. El consistorio, por su parte, asumirá los gastos correspondientes a la gestión de la vivienda, así como su mantenimiento ordinario e Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Este acuerdo, firmado este jueves por la consejera delegada de la EMVS, María Serrano, y el presidente de la Sareb, Jaime Echegoyen, se suma a los que ya ha suscrito con otro ayuntamiento, el de Barcelona, el pasado mes de diciembre, y con siete comunidades autónomas: Aragón, Baleares, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Galicia y País Vasco. Con estos programas, la sociedad que absorbió los inmuebles de los bancos y cajas con ayudas públicas ha cedido ya 1.765 viviendas de las 4.000 que tiene para poner en régimen de alquiler social, medida que beneficia a unas 6.000 personas.