Ahora Madrid cierra la polémica de la EMT con el mismo convenio de Botella

El Consistorio acepta excluir que Cifuentes aporte el 50% en los autobuses y tener más competencias en Metro

MadridActualizado:

Por fin, el Ayuntamiento de Madrid ha llegado a un acuerdo con el Consorcio Regional de Transportes para sacar adelante el convenio de adhesión que fija la financiación de los autobuses madrileños, Metro, Cercanías e interurbanos. A principios de noviembre, Manuela Carmena dio un golpe en la mesa porque quería obtener más dinero de la Comunidad de Madrid para la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y que las aportaciones de esta administración y el Consistorio fueran al 50%. Obtuvo un triunfo a medias en el debate del pleno de los Presupuestos de noviembre.Cuenta con más dinero, pero los criterios siguen siendo los mismos que con los gobiernos del Partido Popular: 55% de las arcas municipales y 45% de la Administración regional. También exigía Ahora Madrid recuperar competencias en Metro, una petición que se ha quedado en el camino.

Después de la polémica suscitada, que llegó incluso a las marquesinas de la ciudad, acusando al Gobierno regional de utilizar la financiación a la EMT como «un arma partidista», las negociaciones han acabado tomando el camino más corto: prorrogar el acuerdo de Ana Botella un año más «con carácter transitorio hasta la suscripción del nuevo convenio plurianual».

Este jueves se celebrará un pleno extraordinario y de urgencia, a propuesta del Área de Gobierno de Desarrollo Urbano Sostenible, para aprobar la suscripción del convenio que ayer recibió la luz verde en comisión con la abstención del Partido Popular porque quería estudiar el expediente.

La Comunidad aportará a la EMT en 2016 86 millones de euros, 20 más que en el ejercicio anterior. El Ayuntamiento invertirá 99 millones, 17,5 millones más. Este convenio, especifican en el texto, podrá ser prorrogado mediante acuerdo expreso de las partes, que determinarán los importes correspondientes a financiar.

La guerra se desató porque el gobierno de Carmena consideraba que la presidenta de la Comunidad congelaba la inversión para EMT mientras que la aumentaba para Metro, autobuses interurbanos, Renfe y concesiones ferroviarias. El Gobierno regional quería aumentar la dotación en 2,4 millones, pasando de 65,6 a 68 millones. Cifuentes lo justificó en que la EMT tiene menos pasajeros que el Metro, donde aumentó la aportación un 9,3% del presupuesto.