Imagen de archivo de la Guardia Civil
Imagen de archivo de la Guardia Civil - ABC
Sucesos

Un adolescente denuncia un intento de secuestro justo antes de un examen

La Guardia Civil investiga si alguien intentó llevárselo en una furgoneta de reparto en una zona vigilada de Las Rozas

MADRIDActualizado:

La Guardia Civil investiga la denuncia de un menor de edad que asegura que fue objeto de un intento de secuestro al llegar a su colegio, ayer, en Las Rozas de Madrid. Al cierre de esta edición, el Instituto Armado mantenía abiertas todas las hipótesis y trabajaba en el caso; aunque una de los extremos que se intenta corroborar (como, por otra parte, ocurre en todos los casos similares) es la verosimilitud de los testimonios conocidos al respecto.

El relato del chaval, de 14 años, pasa por que salió de su casa, como cada mañana, acompañado de su madre. Le llevó en coche hasta un exclusivo colegio, situado en la no menos lujosa urbanización Molino de la Hoz. Se trata del Logos International School, con alumnos de 6 a 18 años.

El adolescente tenía ayer que someterse a un examen. Iba algo nervioso, se bajó del coche, se despidió de su madre y se encaminó a la entrada del colegio. Pero, de repente, se dio cuenta de que le faltaba un libro. Aquí varían las versiones recabadas por este periódico. La primera consiste en que la madre se ofreció para regresar a casa en coche a por el volumen, momento en que se quedó solo e intentaron el secuestro. La otra habla de que fue al salir a buscar a su madre para explicarle el olvido cuando varias personas, en una furgoneta roja, se aproximaron. Una de ellas le agarró del brazo y le ordenó: «Ven conmigo, que te voy a llevar con tu madre».

Entonces, como resulta lógico, el menor se asustó, logró zafarse del presunto raptor y corrió hacia el interior del Logos International School. Fuentes de la investigación relataron a este periódico que explicó lo que acababa de ocurrirle y que no podía someterse al examen.

Vio parte de la matrícula

Fue entonces cuando se dio parte de lo sucedido. A mediodía, la madre se personó con el chaval en el puesto principal de Las Rozas, a denunciar. Expuso algunos detalles: se trataba de una furgoneta de reparto (la Guardia Civil está indagando entre los vecinos, por si alguien recibió algún paquete o carta entre las 8 y las 10 horas);de color rojo; y con la matrícula acabada en 8K.

Se da la circunstancia de que la urbanización es cerrada, tiene garita de seguridad y está llena de cámaras de vigilancia. Además, las aceras son estrechas y el tránsito de vehículos a esa hora es constante.

Otra de las líneas de investigación, que insistimos en que todo el caso está abierto, es que el secuestro responsa a un intento de extorsión a la familia, una especie de «aviso», por una supuesta deuda.

Entre los vecinos cundió el miedo nada más conocerse la noticia. Por ello, tanto el colegio como el Ayuntamiento roceño emitieron comunicados llamando a la calma.