El alcalde de Culleredo y secretario provincial del PSdeG en La Coruña ayer en rueda de prensa
El alcalde de Culleredo y secretario provincial del PSdeG en La Coruña ayer en rueda de prensa - EFE

Sacristán deja la política entre críticas al «estresante» período de primarias

Renuncia a su cargo de secretario provincial del PSOE coruñés y al de alcalde de Culleredo

SantiagoActualizado:

El alcalde de Culleredo y secretario provincial de los socialistas coruñeses, Julio Sacristán, anunciaba ayer su intención de abandonar la política activa tras 33 años de actividad. Entre lágrimas y acompañado del resto de miembros del gobierno local de este concello coruñés, Sacristán alegaba «motivos personales» para renunciar a todos sus cargos, «tanto orgánicos como políticos». Su dimisión como regidor se oficiará hoy mismo en el pleno municipal, mientras que su marcha como líder del PSOEen la provincia de La Coruña —formalizada en la tarde de ayer— supone también el cese de toda su ejecutiva, por lo que será una gestora la que rija la agrupación hasta las próximas elecciones internas.

En rueda de prensa, el político socialista confesó que llevaba «más de dos años» meditando la decisión de renunciar a todos sus cargos, dados los problemas de salud tanto físicos como psíquicos e incluso familiares que le provocaba «el estrés y el cansancio» derivado de su actividad. «Llega un momento en el que uno tiene que decir que para, porque la salud es lo más importante», apuntó. Julio Sacristán explicó que dicha tensión se vio incrementada durante el último año por la celebración de los distintos procesos de elecciones internas en el PSOE y las disputas que provocaron en el seno de la formación. «En el partido fue muy estresante sobre todo el tema del último año de primarias. No estamos preparados para asumir lo que son unas primarias, se llevan a extremos las rencillas, o tener un criterio distinto. Hay que mejorar mucho eso», lamentó el regidor coruñés.

En las últimas elecciones internas para escoger al secretario general del PSdeG, Sacristán apostó por el candidato perdedor, el diputado coruñés Juan Díaz Villoslada. En este sentido, el político socialista recordó que este fin de semana el partido celebrará el Congreso en el que se oficializará la designación de Gonzalo Caballero como nuevo líder de la federación gallega, por lo que no quiere ser «un obstáculo» en esta nueva etapa. «Se va a plantear una renovación importante y soy partidario de que tenga las manos libres para decidir», matizó.

Momentos difíciles

A modo de balance, Sacristán quiso destacar su talante «negociador» como alcalde de Culleredo. En cuanto a los tres últimos años como dirigente del PSOE provincial, el socialista confesó haber pasado por «momentos muy difíciles», aunque reivindicó que durante su etapa al frente de la agrupación herculina consiguió «pacificar un poco la provincia». Uno de los últimos sinsabores de Julio Sacristán en esta última etapa fueron las críticas recibidas por parte del partido tras apoyar la moción de censura en Coristanco. Cuestionado por si la razón de su renuncia habían sido episodios de este tipo, el regidor contestó que fueron tan solo «un añadido».