«El Chicle», a su salida de los juzgados de Ribeira
«El Chicle», a su salida de los juzgados de Ribeira - EFE
CASO DIANA QUER

Prisión incomunicada y sin fianza para el asesino confeso de Diana Quer

La juez le imputa delitos de detención ilegal y homicidio doloso, advierte del riesgo de fuga y de la reiteración delictiva. La autopsia premilinar detecta «indicios de criminalidad» pero no «signos de violencia»

SANTIAGOActualizado:

José Enrique Abuín, alias «El Chicle», asesino confeso de Diana Quer, ingresará esta tarde en prisión de manera provisional, incomunicada y sin fianza. Lo ha decidido esta mañana la titular del juzgado de instrucción nº3 de Ribeira (La Coruña), tras cumplirse el plazo máximo de 72 horas detenido en dependencias de la Guardia Civil de La Coruña. La juez le imputa los delitos de detención ilegal y homicidio doloso, «sin perjuicio de que el avance pueda permitir otras calificaciones más graves, como la de asesinato», han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG). Al filo de las tres de la tarde, Abuín era ya trasladado al centro penitenciario de Teixeiro (La Coruña).

Pero «El Chicle» no respondía ante la juez solo por el secuestro y asesinato de Diana, sino también por el intento de asalto a otra joven en Boiro el pasado 25 de diciembre, un caso que motivó la reactivación de las pesquisas policiales contra él. Sobre estos hechos, la juez imputa los delios de detención ilegal y robo con violencia, ambos en grado de tentativa, «sin perjuicio de los delitos relativos a la integridad física y psicológica que se hubiesen podido cometer». El auto judicial matiza que se trata de una calificación provisional, ya que la investigación podría determinar que «la finalidad del investigado pudo haber sido la de atentar contra la integridad sexual o contra la vida de la víctima».

La magistrada dicta su ingreso en prisión «por entender que existe riesgo de fuga y de reiteración delictiva, así como para evitar la ocultación, alteración o destrucción de pruebas». La incomunicación se adopta «a petición del Ministerio Fiscal» para evitar que «pretenda influenciar en la declaración de los testigos de los hechos, lo que podría frustrar el buen fin de la investigación».

Se negó a declarar

Abuín llegaba a los juzgados minutos antes de las nueve de la mañana pero no pasaba a disposición de la magistrada hasta pasadas las once, acogiéndose a su derecho a no declarar. Apenas cuatro minutos. Ello no ha sido óbice para que la juez haya decidido su ingreso en prisión.

Según el TSJG, la juez del nº3 ha actuado en funciones de guardia, y el caso pasará este lunes al titular del nº1, el que en su día instruyó la investigación por la desaparición de la joven madrileña y que en abril decidió su archivo provisional. Las mismas fuentes adelantaron que la causa se reabrirá y a ella se aportará el trabajo de los investigadores de la UCO y la Policía Judicial que llevaron a la detención de «El Chicle» y su posterior confesión del crimen. La decisión judicial se ha producido después del análisis del atestado policial, «muy voluminoso», han apuntado desde el TSJG.

La falta de locuacidad de Abuín contrasta con la que sí mantuvo delante de los interrogadores de la Guardia Civil en la madrugada del domingo, cuando reconoció la autoría del secuestro y posterior asesinato de Diana Quer el 22 de agosto de 2016. Lo hizo, eso sí, después de dar varias versiones acerca de lo sucedido. Llegó a atribuir la muerte de la joven a un accidente, versión que este lunes mantenía también su defensa, a cargo del penalista José Ramón Sierra. El letrado ha negado a preguntas de los periodistas que su defendido se haya reconocido culpable «de ningún delito doloso».

Sin embargo, durante el registro de su domicilio en la mañana del domingo, reconoció a los investigadores que la estranguló durante al forcejeo posterior al intento de violación de la joven -que negó que se llegara a producir- y que, maniatada, la arrojó al pozo de la nave abandonada en su parroquia natal de Asados, en Rianxo. De allí extrajeron el cadáver los agentes del servicio de actuaciones subacuáticas de la Guardia Civil en un avanzado estado de descomposición. De hecho, las difíciles condiciones en que fue hallado el cuerpo han obligado a su traslado desde Santiago a las instalaciones del Imelga (Instituto de Medicina Legal de Galicia) en Verín, que cuenta con medios y profesionales especializados en este tipo de circunstancias.

Sin signos de violencia

Los datos de la autopsia serán determinantes por muchas razones. La primera, establecerán las causas objetivas del fallecimiento de la joven madrileña, desmontando las diferentes versiones sostenidas por su asesino, aunque fuentes de la investigación consultadas por ABC han descartado inicialmente que hubiera señales de arma blanca. La segunda, aclararán si hubo delito sexual, un elemento clave porque, de confirmarse, podría situar a Abuín delante de una petición de pena de prisión permanente revisable.

En el informe preliminar conocido a mediodía, el TSJG informa que la causa de la muerte todavía se encuentra «a estudio», si bien «no se han hallado signos claros de violencia pero sí indicios claros de criminalidad». El Tribunal añade que el cadáver corresponde «a una mujer de entre 18 y 20 años, de cabello largo y oscuro», aunque no lo identifica. No obstante, las referidas fuentes indicaron a ABC que el cuerpo era fácilmente reconocible como la joven Diana.