Autobús aparcado en la estación de Santiago
Autobús aparcado en la estación de Santiago - MIGUEL MUÑIZ
PLAN DE TRANSPORTE

Dos mil nuevas rutas de autobús harán el doble de km que en 2016

En conjunto, 1.438 serán de transporte escolar compartido y 1.048 bajo demanda

SantiagoActualizado:

La Xunta continúa recomponiendo esa densa tela de araña que son las líneas del transporte público por carretera. La Consellería de Infraestruturas sometió este viernes a información pública 1.917 nuevas rutas que seguirán avanzando en la reforma del mapa del autobús y que se extenderán por toda la provincia de Orense, la mayor parte de Lugo, un sector de Pontevedra y áreas menores de La Coruña. En agosto entrará en servicio un primer bloque de 100 contratos de explotación que amplían algunas de las novedades introducidas hace año y medio, como la ampliación del transporte escolar compartido o el incremento en el número de kilómetros recorridos: serán 27,6 millones, muy por encima de los 12,4 registrados en el 2016.

Aquel fue un «annus horribilis» para el sector y la Xunta, obligada a cumplir con una directiva europea y con una sentencia del Supremo que puso en la picota más de 120 líneas. Por entonces se inicio un terremoto, pero también una «oportunidad», como recordó la conselleira Ethel Vázquez, en la presentación del paquete de rutas. Atrás quedan episodios agitados como el verano de 2017, con la huelga que puso de acuerdo a patronal y sindicatos contra la primera fase de la reforma.

Mapa facilitado por la Xunta de las nuevas rutas sometidas este viernes a información pública
Mapa facilitado por la Xunta de las nuevas rutas sometidas este viernes a información pública

Ahora se respira cierta «pax» en el transporte gallego. Y la Xunta no se detiene. La departamento de Vázquez ha trabajado a contrarreloj para seguir el calendario previsto y publicar estas casi dos mil nuevas líneas, buena parte de las cuales (1.438, un 32%) serán de transporte escolar compartido: es decir, posibilitarán que sus vacantes sean ocupadas por usuarios adultos. Otro buen pellizco, 1.038, corresponderán a transporte bajo demanda, en las que los viajeros podrán reservar plaza con antelación, a fin de evitar un gasto superfluo en las zonas con menos necesidades de movilidad.

Tarifa plana

A partir de ayer, las empresas cuentan con un mes para formular alegaciones a unos proyectos que, en suma, generarán unos ingresos de 60 millones de euros (15 por venta de billetes; 45 aportados por la Xunta). Como novedad, Infraestruturas introducirá una tarifa única por kilómetro de 0,88 céntimos, susceptible de ser incluso inferior si los usuarios se hacen con un bono mensual (equivalente a 44 viajes con un descuento del 75%) o con uno de 20 trayectos (con una rebaja del 50%).

Pero las compañías también tendrán que prestar atención a una serie de exigencias. De entrada, será necesario «un mínimo» de 1.113 conductores y 863 acompañantes en total para poder ofrecer el servicio y estarán sujetas a unos pliegos de contratación en los que solo se ponderará la parte económica en un 35%. El resto, entrará dentro de criterios de «calidad», como la renovación de la flota de autobuses, que no podrán contar con más de 16 años. Por último, la Xunta continuará poniendo énfasis en la subrogación de trabajadores como principio rector de un plan que quemará nuevas etapas: en junio se someterá a información pública un segundo paquete para que todas las líneas estén operativas en diciembre de este año.