Imagen de Mariano Rajoy tomada el día que se incorporó a su plaza de registrador en Santa Pola
Imagen de Mariano Rajoy tomada el día que se incorporó a su plaza de registrador en Santa Pola - EFE
Política

El último paseo de Mariano Rajoy por Santa Pola

El expresidente del Gobierno deja su plaza en la localidad alicantina tras 104 días y se incorpora al Registro Mercantil de Madrid

VALENCIAActualizado:

Alicante, 20 de junio de 2018. Mariano Rajoy sale del Hotel Meliá primera hora para llevar a cabo la liturgia de su tradicional paseo matutino por la playa de El Postiguet antes de incorporarse a su puesto de trabajo en el Registro de la Propiedad de Santa Pola. Cinco días antes había renunciado a su escaño en el Congreso tras la moción de censura que le apartó de la Presidencia del Gobierno. Era el primer día de una nueva vida para el exlíder del Partido Popular que apenas ha durado poco más de tres meses. En concreto, 104 días. Los que han transcurrido desde que accedió a su trabajo en la localidad alicantina hasta este martes, cuando elBoletín Oficial de la Comunidad de Madridha publicado su traslado a una plaza vacante en el Registro Mercantil número 5 de la capital de España situado en el número 44 del paseo de la Castellana.

Rajoy, que ya había trabajado en Santa Pola en la década de los ochenta tras dejar su cargo de vicepresidente de la Xunta, hace de nuevo las maletas después de tres meses en los que su presencia no ha dejado indiferente a nadie en la pequeña localidad del litoral alicantino, de poco más de 30.000 habitantes.

Imagen de Rajoy con su antecesor y amigo, Francisco Riquelme, por las calles de Santa Pola
Imagen de Rajoy con su antecesor y amigo, Francisco Riquelme, por las calles de Santa Pola - ABC

Aunque su antecesor en la plaza, amigo personal y compañero de oposición, Francisco Riquelme, sostenía que Rajoy viviría mejor en la soleada Santa Pola que en la Moncloa, el expresidente optó por una vacante en el resgistro mercantil de Madrid para volver a la capital de España. Tuvo claro desde el primer momento que su estancia en Santa Pola, donde trabajó y vivió entre 1987 y 1989, sería más corta ahora y tendría un carácter temporal.

El que fuera presidente del Gobierno, de hecho, tuvo que cambiar de alojamiento ya que sus paseos en las inmediaciones del Hotel Meliá generaban excesiva expectación y podían comprometer su seguridad.

Rajoy optó por el Alicante Golf&Spa, en la playa de San Juan, propiedad del empresario catalán Joan Gaspart. Un emplazamiento más discreto desde el que Rajoy se desplazaba al registro de la propiedad número uno de Santa Pola.

En lo que no cambió sus hábitos fue en el aspecto culinario. Rajoy se decantaba siempre por el restaurante «Batiste», donde reunió hace dos semanas a modo de despedida de Santa Pola a algunos de sus antiguos y más estrechos colaboradores, encabezados por Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Méndez de Vigo.

En agradecimiento a su fidelidad, los propietarios de «Batiste» difundieron en las redes sociales una foto con Rajoy. Cerca de allí, una inmobiliaria de la localidad le había dado la bienvenida con una campaña de marketing que empleaba el nombre del expresidente del Gobierno como gancho.

Imagen de Rajoy tomada a la entrada del Registro de la Propiedad de Santa Pola
Imagen de Rajoy tomada a la entrada del Registro de la Propiedad de Santa Pola - JUAN CARLOS SOLER

El día a día de Rajoy, de hecho, concitaba la atención de vecinos y curiosos, aunque no siempre acudía a su despacho. Cuando lo hacía se desplazaba desde Madrid a Alicante en AVE, para posteriormente desplazarse en coche y con escoltas a su puesto de trabajo a orillas del Mediterráneo. A partir de este martes, el que fuera presidente del Gobierno cambia el paseo marítimo por el de la Castellana y el Alicante Golf&Spa por su residencia familiar en una urbanización de la localidad madrileña de Aravaca.