Pintada a favor de la «objeción fiscal al gasto militar» difundida por el Grupo Antimilitarista Tortuga
Pintada a favor de la «objeción fiscal al gasto militar» difundida por el Grupo Antimilitarista Tortuga - ABC
Alcoy

Un tribunal da la razón a dos «objetores al gasto militar» que desviaron sus impuestos a ONG

Ambos contribuyentes dejaron de tributar 300 euros cada uno y Hacienda les impuso una multa que ahora queda anulada

ALICANTEActualizado:

Dos objetores fiscales al gasto militar de Alcoy (Alicante) que desviaron 300 euros cada uno de su declaración del IRPF hacia varias organización sin ánimo de lucro han visto avalada su decisión por el Tribunal Económico Administrativo Regional de Valencia, que ha anulado las multas que les había impuesto inicialmente la Agencia Tributaria.

En el ejercicio fiscal de 2015, ambos habían dejado de ingresar esa parte de sus impuestos sobre la renta en concepto de « objeción fiscal al gasto militar» en favor de esas ONG que «trabajan por una sociedad mejor» y así lo hicieron constar en una carta adjunta a su declaración del IRPF dirigida a Hacienda justo con los comprobantes bancarios de estas transferencias.

Asimismo, habían justificado en su misiva este gesto por «con la finalidad de preservar el derecho a la vida y la integridad de todas las personas».

No obstante, habían recibido en enero de 2017 un escrito de la Agencia Tributaria en la que se les notificaba una sanción por «infracción tributaria leve» de 150 euros por persona que, una vez descontadas las correspondientes bonificaciones, quedaba en 78,75 euros. Ahora, este tribunal les ha dado la razón y les exime de pagar esta multa.

«Desde el Grup Antimilitarista Tortuga queremos felicitar a estas dos personas por este pequeño triunfo en la senda de un camino hacia un mundo desmilitarizado: hay que proteger la vida y la integridad de todas las personas, algo que es por completo incompatible con la existencia de los ejércitos y las guerras», han valorado desde este grupo, que ha dado a conocer la noticia.

«Desobediencia activa»

«Queremos recordar y poner en valor la herramienta de la Objeción Fiscal al Gasto Militar como una forma de desobediencia activa a la violencia (directa y estructural) del militarismo y como una manera de interpelar a la sociedad», han subrayado desde el mismo grupo.

Y han realizado un alegato que incluye incumplir las leyes que consideran injustas: «Más allá de que sea jurídicamente legal o no su empleo, de que pueda o no ser sancionable por la Administración, es un imperativo moral luchar por remover lacras como el militarismo, llegando a la desobediencia y el quebrantamiento de la propia norma legal cuando es manifiesto -como en este caso- su carácter de soporte de la injusticia».