Imagen de Jorge Rodríguez, de espaldas, a su llegada al Ayuntamiento de Ontinyent - EFE
Perfil

Jorge Rodríguez, el delfín varado de Ximo Puig

La detención del presidente de la Diputación de Valencia frena en seco una meteórica carrera política

VALENCIAActualizado:

Jorge Rodríguez Gramage (Ontinyent, Valencia, 1979) ha visto cómo este miércoles su prometedora carrera política quedaba varada de forma abrupta. De delfín de Ximo Puig en el PSPV-PSOE a detenido en una causa abierta por presunta corrupción.

Antes de cumplir los 32 años ya era alcalde de su municipio. En 2015 cosechó una abrumadora mayoría absoluta con más del sesenta por ciento de los votos. Su Ontinyent natal constituyó la plataforma para dar el paso a la Diputación de Valencia, donde los últimos tres años ha combinado la Presidencia con la Alcaldía de su municipio.

Rodríguez pronto dejó de asumir el rol de delfín de Puig para convertirse en un aspirante en la sombra para liderar el PSPV-PSOE. La proyección que le otorgaba el cargo y la posibilidad de sumar adeptos le brindaban la oportunidad de continuar progresando en su meteórica carrera política. Además, asumía las riendas de la Diputación de Valencia, una institución lastrada por los casos de corrupción del PP, relacionados con la empresa pública Imelsa. Rodríguez le cambió el nombre, pasó a llamarse Divalterra, pero ha acabado detenido, al igual que su antecesor, Alfonso Rus.

Imagen de Rodríguez con Puig y el conseller Vicent Marzà tomada en 2015
Imagen de Rodríguez con Puig y el conseller Vicent Marzà tomada en 2015 - ABC

El PP exige ahora que Pedro Sánchez y Ximo Puig asuman responsabilidades. Jorge Rodríguez siempre ha estado más próximo al presidente de la Generalitat que el al del Gobierno. En el proceso de primarias del PSOE se inclinaba por apoyar a Patxi López, pero finalmente se alineó con las tesis de Puig y ofreció su respaldo a Susana Díaz. Poco después, Rodríguez renunció a plantear batalla a José Luis Ábalos y no opuso resistencia a la sanchista Mercedes Caballero en el proceso para elegir la Secreraría General en la provincia de Valencia.

Tras el congreso del PSPV-PSOE ganado por Ximo Puig, el secretario general situó a Rodríguez como portavoz. Un cargo que no satisfacía las aspiraciones del presidente de la Diputación. Para entonces, la relación entre el líder y su hipotético delfín ya no eran como antaño. Rodríguez comenzó entonces la batalla por su cuenta, pero su travesía no ha llegado a buen puerto.