Imagen de archivo de un punto de venta de cupones
Imagen de archivo de un punto de venta de cupones - VALERIO MERINO
Sucesos

Investigan a una vendedora de cupones por simular un robo para pagar una deuda

La mujer denunció que le habían sustraído las ganancias y le habían agredido, pero los hechos no ocurrieron

ALICANTEActualizado:

La Guardia Civil de Xàbia (Alicante) investiga a una vendedora de cupones de Pego por la supuesta comisión de un delito de estafa y otro de simulación de delitos, al haber denunciado un robo con violencia por no poder hacer frente a unos pagos.

El pasado 5 de abril, la Benemérita inició las indagaciones de un supuesto robo con violencia e intimidación, cometido sobre una vendedora de cupones de Pego, quien denunció que le habían sustraído la recaudación obtenida mientras iba de camino al banco a ingresarla, según han informado en un comunicado.

"La vendedora de cupones de la ONCE denunciaba en dependencias de la Guardia Civil de Xàbia que fue víctima de un delito de robo con violencia e intimidación, el pasado 20 de marzo, en una vía pública de Pego. Según el relato de la vendedora, el supuesto autor utilizó una navaja para intimidarla y con la que le causó diversas lesiones leves en el abdomen. El supuesto robo se produjo cuando la víctima se dirigía a depositar en el banco la cantidad de 2.600 euros, correspondiente a la recaudación de las ventas", añaden.

La denunciante aportó "detalles", tanto del individuo que la atracó como de otro hombre que "recogió al asaltante en un vehículo con el que huyeron del lugar", apuntan en la nota.

Los agentes comenzaron así una investigación en la que recabaron información sobre el trayecto que realizó la víctima, declaraciones de testigos, estado de las lesiones y otros indicios. Con ella determinaron que los hechos no habían ocurrido.

Por ello, procedieron a la investigación de la denunciante, una mujer de 35 años, por la comisión de los delitos de estafa y simulación de delito. La supuesta víctima reconoció los hechos ante las pruebas recogidas, a lo que argumentó "que tenía que hacer frente a unos pagos que no podía asumir".