Elvira Suanzes, en las Cortes Valencianas en una imagen de archivo
Elvira Suanzes, en las Cortes Valencianas en una imagen de archivo - MIKEL PONCE
Sumario del caso Erial

Los investigadores sitúan a la exdiputada Elvira Suanzes como partícipe del blanqueo de Zaplana

La que fuera parlamentaria del PP habría actuado como intermediaria en la operativa de la gestión del dinero desviado a Andorra

VALENCIAActualizado:

El levantamiento este martes de la segunda parte del sumario del conocido como caso Erial, por el que Eduardo Zaplana fue encarcelado el pasado mayo -y puesto en libertad hace poco más de un mes-, ha permitido seguir conociendo detalles del entramado que presuntamente habría tejido el exministro y que se encuentra investigando el Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia.

La causa indaga en una red creada para el presunto cobro de comisiones derivadas de la concesión de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV), realizadas en 1997 durante la gestión de Zaplana al frente de la Generalitat, y del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana, puesto en marcha en 2003. El dinero obtenido se habría desviado posteriormente a sociedades en el extranjero, ocultándolo en cuentas, con la intención de retornarlo a España.

Los delitos que podrían haberse cometido son los de cohecho continuado, prevaricación, blanqueo de capitales, organización o grupo criminal, asociación ilícita, tráfico de influencias y fraude en la contratación.

La magistrada, la Fiscalía Anticorrupción y la UCO colocan al exministro como el centro de toda esta estructura. Pero para llevarlo a cabo habría contado con varias personas. Entre ellos, sus supuestos testaferros Francisco Grau y Joaquín Barceló, la familia Cotino o el abogado Fernando Belhot. De todos estos hechos habrían sido conocedores la mujer de Zaplana, Rosa Barceló; la secretaria, Mitsouko Henríquez; y la mujer de Joaquín Barceló, Felisa López.

En esta parte del sumario que ahora trasciende, sin embargo, la Guardia Civil nombra a otros presuntos partícipes, como la exdiputada del PP Elvira Suanzes. En su opinión, la que fuera parlamentaria popular en la época de Zaplana -con quien mantenía una estrecha relación- podría haber tenido una implicación concreta en el blanqueo de capitales. Una participación que se habría extendido en el tiempo y que guardaría relación con las operativas económicas y societarias vinculadas a una serie de mercantiles y productos bancarios radicados en el extranjero.

Intermediación en operativas

En este sentido, para la UCO existen indicios de su intermediación en operativas concretas que habrían permitido que Zaplana contara con información y capacidad de decisión sobre determinadas operaciones, todo ello velando su actuación e identidad. Esta intermediación, entienden los agentes, se habría producido entre el exministro y otros investigados como Joaquín Barceló o Saturnino Suanzes (hermano de Elvira y a quien sitúan como el que se encargaría de gestionar los fondos ocultos en Andorra). En los indicios recabados se evidencia, señalan, la posible posesión de documentación que habría permitido lo anterior.

Elvira Suanzes fue citada como investigada (no detenida) por estos hechos ante la Guardia Civil en noviembre de 2018. Se acogió a su derecho a no declarar y trató de que su hermano le asistiera como abogado, pero resultó incompatible al estar investigado por los mismos hechos.

Entre las diligencias contenidas en el sumario, se encuentra una petición de entrada y registro de un trastero arrendado por la exdiputada en Barcelona en el que los agentes pretendían encontrar pruebas documentales sobre los productos financieros radicados en Andorra; y otro en su propia vivienda de Madrid, en la que se encontraban enseres del exministro. Fue en este último lugar en el que incautaron material documental y soportes informáticos.

Vinculación con el piso de Madrid

Otra de las operaciones en las que podría haber participado Suanzes es la polémica venta en marzo de 2018 de un inmueble ubicado en Madrid. La importancia de este movimiento en el que se ha indagado tan minuciosamente se debe a que se trataría de una de las inversiones efectuadas en España mediante el retorno del dinero desviado al extranjero procedente de las presuntas comisiones ilegales. Estas cantidades del blanqueo se movieron, al parecer, hasta hace pocos meses y fueron detectadas por la UCO.

La vivienda ubicada en la calle Núñez de Balboa fue adquirida en 2010 por 1,5 millones de euros por parte de Costera del Glorio, una mecantil que tiene relación con el entramado societario del que se sirvió Zaplana según la investigación. Ésta cuenta con fondos vinculados a Imison Internacional, la cual pasó a estar controlada por la familia Cotino y se habría utilizado con el objeto de materializar el cobro de 6,4 millones de euros en comisiones ilícitas procedentes de otra empresa de esta misma familia. Por otra parte, Costera del Glorio también es receptora de dinero de Medlevante, en la que figuraba como administrador Barceló. Hacia Medlevante existen transferencias por 2,9 millones de euros -cantidad que habría conseguido traerse de vuelta a España- provenientes de Imison.

En el sumario de la causa, la Guardia Civil desgrana el exhaustivo seguimiento que los agentes realizaron a las personas implicadas en todo el proceso relacionado con el piso de Madrid: fotografías, escuchas, grabaciones de ambiente en lugares públicos... Hasta llegar a la conclusión de que el exministro se pudo lucrar de forma velada de los fondos de Costera del Glorio, ya que en realidad sería el titular de la vivienda.

En el proceso de mudanza, los agentes han comprobado que parte de los enseres que se encontraban dentro fueron trasladados al domicilio de Elvira Suanzes, lo que les hace concluir que en este lugar podría haber pertenencias de Zaplana de interés para la investigación.