Los representantes de los sindicatos de Mossos, en la novena planta de la Consejería de Interior - SPC | Vídeo: EP

Los mossos avivan su pulso al Govern por cuestiones laborales en vísperas del 21-D

Los sindicatos se encierran en la Consejería exigiendo propuestas concretas y vuelven a cortar carreteras

BarcelonaActualizado:

Los sindicatos de los Mossos d’Esquadra han subido el tono de sus reivindicaciones laborales frente al Govern de la Generalitat. Y lo hacen a una semana del 21 de diciembre, día en que Barcelona deberá blindarse policialmente para garantizar la celebración del consejo de ministros y evitar que las concentraciones convocadas por los secesionistas más violentosderiven en incidentes.

Si el martes centenares de agentes cortaron la Gran Via de Barcelona para presionar al Govern, este miércoles una docena de representantes sindicales de los Mossos se han encerrado en la Consejería de Interior para exigir mejoras en materia laboral. Se habían reunido a primera hora con representantes de la administración –los «número dos» de los departamentos de Interior y Economía– pero estos se levantaron de la mesa cuando la negociación se enquistaba. Y los representantes sindicales se han plantado. «No nos moveremos de aquí hasta que no lleguen con alguna propuesta aceptable», explicaba a este diario en una conversación telefónica uno de los sindicalistas. Al cierre de esta edición, los representantes de los sindicatos continuaban en el edificio con el apoyo de docenas de agentes.

En síntesis, reclaman la devolución inmediata de las pagas extras de 2013 y 2014 que les recortó el Govern de Artur Mas y equiparar sus condiciones laborales y salariales con las de los Bomberos de la Generalitat. El consejero de Interior, Miquel Buch, se ha defendido diciendo que no se pueden equiparar todavía sus condiciones a las ofrecidas a los Bomberos porque ese acuerdo todavía no está aprobado.

Las reivindicaciones son laborales. «Nosotros no hacemos política», decía el portavoz del sindicato SPC, David Miquel. Pero a nadie se le escapa la indignación que se respira en el cuerpo tras las críticas del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y del propio Buch al operativo policial del 6-D, cuando los antidisturbios se vieron obligados a cargar contra los CDR que querían reventar un acto de signo contrario.

El operativo para el 21-D, que desplegarán conjuntamente Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil, no debería resentirse. Tal y como ha adelantado este diario, la confianza y coordinación entre los mandos policiales de los cuerpos es total y no permitirán que cuestiones políticas –como los excesos verbales de Torra y Buch– perturben su eficacia. Sin embargo, fuentes sindicales de los Mossos advierten: «Si el Govern lo que busca es la foto de que otro cuerpo policial deba responsabilizarse ese día de la seguridad, se equivoca».