La Fiscalía rechaza que se archive el caso de los concejales de Badalona que abrieron el 12-O

El juzgado de Badalona anunció ayer su decisión de archivar la causa contra los seis concejales del Ayuntamiento ya que su actuación fue una mera «performance»

BARCELONAActualizado:

La Fiscalía se ha opuesto a la decisión de un juzgado de instrucción de Badalona (Barcelona) de archivar la causa abierta contra seis concejales de esta localidad por presunta desobediencia al supuestamente haber abierto el edificio municipal durante el festivo del 12 de Octubre de 2016.

Según han explicado fuentes judiciales a Ep, la fiscal presentó este lunes un recurso de reforma de 12 folios en el mismo juzgado oponiéndose al archivo y, en el caso de no prosperar esta petición, la representante del Ministerio Público «previsiblemente» recurrirá ante la Audiencia de Barcelona.

El titular del Juzgado de Instrucción 4 de Badalona (Barcelona) decidió archivar el caso al concluir que no existe delito de desobediencia ya que los ediles «se limitaron a hacer una mera exhibición», debido a que la institución no abrió plenamente y «el derecho penal no castiga las performance», argumenta en un auto.

Los investigados eran el primer teniente de alcalde y edil de Badalona Habitable, Oriol Lladó; el tercer teniente de alcalde y edil de Badalona Democràtica, José Antonio Téllez; la de Servicios Sociales, Agnès Rotger; la cuarta teniente de alcalde y concejal de Badalona Educadora, Eulàlia Sabater; la edil de Participación, Fàtima Taleb, y la de Espacios Públicos, Francesc Duran.

El 12 de octubre los seis concejales accedieron al edificio municipal y tuvieron una breve reunión y, a las 8.30 horas, Oriol Lladó y José Antonio Téllez comparecieron a las puertas del edificio ante la prensa y ciudadanos, donde Téllez rompió un papel dando a entender que era una copia de la resolución judicial que impedía abrir ese día.

El juez dice que, si al romper el papel, hubiesen ordenado la apertura y vecinos y funcionarios hubiesen entrado al Ayuntamiento, "se hubiese producido la verdadera desobediencia, pero el hecho es que no se produjo, y los hechos se limitaron a una mera performance".

El juez también considera que el edificio no estaba realmente abierto al público y que el hecho de que, por voluntad de algún edil, algún vecino los acompañase al interior del edificio un día festivo, eso no es una apertura real.

La investigación partió de una denuncia que el mismo 12 de octubre presentó en el juzgado de guardia el PP de Badalona.