La concejal de la CUP Eulàlia Reguant en un pleno reciente del Ayuntamiento de Barcelona
La concejal de la CUP Eulàlia Reguant en un pleno reciente del Ayuntamiento de Barcelona - EFE

La CUP exige la disolución del consorcio de Turismo de Barcelona

Los antisistema califican de «opaco» este órgano integrado por el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio de la ciudad

Este lunes dimitió el director general de la entidad tras ser acusado de hacer un uso «indebido» de sus targetas de crédito

BARCELONAActualizado:

La concejal de la CUP en Barcelona Eulàlia Reguant ha pedido este martes disolver el consorcio de Turismo de Barcelona porque a su parecer es «opaco, antidemocrático y gestiona políticas supuestamente públicas con lógica privada». La edil antisistema también ha advertido que el informe publicado ayer en el que se acusa al exdirector general de entidad, Jordi William Carnes, de hacer un uso indebido de sus tarjetas pone en evidencia la mala gestión del ente.

Asimismo, Reguant ha exigido replantear las actividades de un organismo que a su juicio ejemplifica que las entidades privadas «no sirven para controlar los entes públicos». Paralelamente, la concejal ha apuntado que anualmente el Ayuntamiento destina entre 4 y 5 millones de euros a financiar el esta entidad de la que también forma parte la Cámara de Comercio de Barcelona.

Un golpe para el PSC

William Carnes desarrolló toda su trayectoria vinculado al PSC, partido con el que fue diputado en el Parlamento de Cataluña y regidor en el Ayuntamiento de Barcelona, así como consejero de Agricultura entre 2006 y 2007.

En el año 2007 Carnes fue nombrado primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de la capital catalana con los socialistas, así como presidente de Mercabarna y de la sociedad municipal 22@. En julio de 2013 dejó el Ayuntamiento y pasó a la empresa privada y desde julio de 2014 ocupaba el cargo de director general de Turismo de Barcelona.

Con estos precedentes, la publicación de la auditoria que señala posibles irregularidades en el uso que William Carnes daba a sus tarjetas oficiales ha sido interpretada como una «vendetta» del equipo de la alcaldesa Ada Colau a sus exsocios del PSC en el Ayuntamiento.