Blanca Portillo interpretando un personaje de la obra «El cartógrafo»
Blanca Portillo interpretando un personaje de la obra «El cartógrafo» - ABC

El Teatre Goya apuesta por la «cartografía» de Mayorga

El dramaturgo madrileño estrena en Barcelona «El cartógrafo», un título que hace al espectador «dibujar el mapa de su vida»

BarcelonaActualizado:

La historia colectiva, el olvido, la indiferencia y el descubrimiento personal se convierten las próximas tres semanas en los protagonistas del teatro barcelonés. El dramaturgo madrileño Juan Mayorga y el Teatre Goya estrenan a partir de mañana "El cartógrafo", una obra donde los personajes "ayudan al espectador a descubrir el mapa de su propia vida", como así han manifestado esta mañana Blanca Portillo y José Luis García-Pérez, el tándem protagonista, en la presentación del estreno. La obra se representará hasta el 21 de julio dentro de la programación del festival Grec2019, la cita más importante de las artes escénicas en la ciudad y que este año cumple su edición número 43.

La obra de Mayorga ya fue estrenada hace más de dos años, y su llegada a Barcelona forma parte de una gira que ha pasado por Costa Rica, México y Alemania, entre otros lugares. "Barcelona es una ciudad teatralmente muy importante con cuyos espectadores deseamos compartir nuestros trabajos", ha dicho Mayorga en la presentación. El Grec ha acogido esta pieza ya veterana en los escenarios porque "el festival no busca los estrenos, sino ver lo que hay que ver en teatro", según palabras de su director Cesc Casadesús. El autor prevé que esta gira finalice a finales de agosto en Varsovia, en el marco de un festival de teatro judío.

Precisamente, Mayorga comenzó la obra en un viaje a Varsovia en 2008. Un mapa turístico de la ciudad y la visita del autor a una exposición de fotografías del antiguo gueto judío inspiraron el carácter "cartográfico" de esta obra. Tal y como los mapas nos hacen imaginar aquello que no revelan, Mayorga ha apostado por que la obra "implique" al espectador para que "complete" la función con su imaginación. García-Pérez ha aventurado que "El cartógrafo" es la "esencia misma del teatro", un espectáculo que exige al espectador una participación absoluta.

Con un vestuario monocromático y una puesta en escena sobria, la "elocuencia" de los cuerpos y las voces de Portillo y García-Pérez llevan al espectador a imaginar los mundos y situaciones que la obra evoca. La historia comienza cuando el personaje de Blanca descubre la leyenda del cartógrafo en un viaje a Varsovia. En la leyenda, un anciano y su nieta intentan dibujar el mapa del gueto judío en el que se encuentran durante la invasión nazi. El empeño de Blanca de encontrar el viejo mapa le llevará a descubrir el mapa de su propia vida, motivando al espectador a dibujar la suya propia. Los dos protagonistas interpretan a seis personajes cada uno con los que la obra recorre casi 80 años de la historia de la ciudad para "luchar contra la dictadura del presente".