Los Mossos vigilan de cerca a los aficionados radicales del Lyon en las calles de Barcelona - EFE | Vídeo: ATLAS

Tensión en las calles de Barcelona con centenares de aficionados radicales del Lyon

Los Mossos vigilan de cerca a los aficionados, que entonan cánticos de «Puta, Barça, puta Cataluña»

Cinco aficionados del Lyon heridos tras ser atacados con gas pimienta

BarcelonaActualizado:

La del Olympique de Lyon es una de las aficiones más radicales del fútbol europeo. Los Mossos d'Esquadra, conscientes de ello, han diseñado un amplio dispositivo de seguridad para la tarde de este miércoles, durante las horas previas al partido que enfrentará al equipo francés al FC Barcelona en el Camp Nou (21 horas).

Según ha avanzado la Cadena Ser, cinco aficionados del conjunto francés han resultado heridos y uno de ellos ha sido trasladado a un centro hospitalario, horas antes del partido. Han sido agredidos con gas pimienta a la altura de la avenida de Madrid de Barcelona y uno de ellos ha sido trasladado al Hospital Sagrat Cor tras ser herido en la cabeza.

Entre sus cánticos, se han podido escuchar gritos de «Puta Barça, puta Cataluña», y ha habido un incidente con lanzamientos de objetos hacia una ventana desde donde se les había tirado agua, pero el suceso no ha ido a mayores.

Esta tarde se han concentrado con banderas del equipo y bengalas en una plaza de la parte alta de la ciudad para beber cerveza antes del encuentro de la Champions League. Muchos de ellos van encapuchados, y permanecen encapuchados por agentes de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra.

Inicialmente el grupo ultra «Bad Gones», que mantienen vínculos con los Ultrasur del Real Madrid, había anunciado por las redes sociales una concentración en la Plaça d'Osca, cercana al Camp Nou y donde habitualmente se realizan celebraciones antifascistas.

Sin embargo, una veintena de personas con una pancarta y la inscripción: «Sants antifeixista (Sants antifascista). Tout le monde deteste les fascistes (Todo el mundo detesta a los fascistas)» han hecho variar los planes de los radicales franceses.

En el partido de ida, jugado en Lyon, estuvo presente una representación de los seguidores radicales del Barcelona (Boixos Nois), que tuvo acceso al campo, por orden expresa de la policía francesa. Los Boixos increparon incluso a seguidores del FC Barcelona lo cual supuso que el club haya abierto una investigación.

Por eso, los Mossos d'Esquadra vigilan los movimientos de ambos grupos radicales. Los «Bad Gones», que cuentan con más de 6.000 aficionados en sus filas, tienen ramificaciones en la ultraderecha y en los últimos años han protagonizado diversos incidentes, hasta el punto de que la UEFA amenazó al Lyon con el cierre del campo tras los enfrentamientos con los Çarso, seguidores de ultraizquierda del Besiktas turco.

Por el momento, en Barcelona, los seguidores del OL se han instalado en la plaza d'Artós, uno de los lugares de reunión de las Brigadas Blanquiazules del Espanyol. Ataviados con los colores azulgrana y blanco del OL, algunos con el rostro tapado, y entonando cánticos: «Lyonnais, lyonnais», la idea es reunir a un buen número y acercarse en comitiva hacia el Camp Nou.

Se espera en Barcelona la llegada de unos 5.000 seguidores del OL, la mayoría de ellos aficionados sin ningún tipo de relación con estos grupos radicales. Aprovechando la proximidad de ambas ciudades, muchos llegarán este miércoles por carretera.