Miquel Esquius, hasta ayer, jefe de los Mossos d'Esquadra
Miquel Esquius, hasta ayer, jefe de los Mossos d'Esquadra - EFE

Su oposición a la «guardia pretoriana» de Torra motivó la destitución de Esquius como jefe de los Mossos

El nuevo comisario jefe, Eduard Sallent, está ubicado en la órbita independentista pero «aunque quisiera, no podría politizar el cuerpo policial»

BarcelonaActualizado:

Eduard Sallent es desde este lunes el nuevo comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, en sustitución de Miquel Esquius, quien ocupaba el máximo cargo de responsabilidad policial de los Mossos desde julio de 2018. La destitución fue anunciada en rueda de prensa por el consejero de Interior, Miquel Buch, que compareció ante los medios acompañado del director de la policía autonómica, Andreu Martínez, y Sallent.

Aunque tanto Buch como fuentes oficiales de su departamento insistieron ayer en que no se trata de una «destitución» de Esquius, el propio afectado confirmó que el cambio le fue comunicado «por sorpresa» el miércoles pasado. Lo hizo en una carta enviada a todos los agentes de la policía autonómica a través de la intranet de los Mossos y a la que ha tenido acceso ABC.

En el escrito, Esquius –que le desea todo tipo de «aciertos» a su sustituto– señala que asumió el cargo de comisario jefe hace once meses, en sustitución de Ferran López, «por responsabilidad y por sentido del deber». Y que, durante este tiempo, ha ejercido su responsabilidad «pensando en recuperar la normalidad institucional, con todos los estamentos, cuerpos y actores sociales, desde la neutralidad política y con la voluntad final de servicio a toda la ciudadanía».

Esquius se hizo cargo de los Mossos en sustitución de López, quien había sido el máximo responsable de la policía autonómica durante la aplicación de las medidas derivadas del artículo 155 de la Constitución y que supuso que los Mossos d’Esquadra reportasen directamente al Ministerio del Interior.

Sin embargo, tras levantarse las medidas del 155 y la llegada a la Generalitat del gobierno encabezado por Quim Torra y con Buch en la Consejería de Interior, López fue relevado de su cargo –que a su vez había asumido tras la destitución de Josep Lluís Trapero, imputado en la Audiencia Nacional por participar presuntamente en el proceso secesionista ilegal– por no tener la confianza del consejero.

Ahora, Buch sitúa al frente de los Mossos d’Esquadra a un policía que no estuvo en el equipo de Trapero y que fue ascendido en enero de este año por el actual consejero de Interior. Sallent era desde entonces el responsable del área de Información de la policía autonómica, y desde 2017 hasta enero el dos de este departamento.

En la órbita independentista

La elección de Sallent como nuevo comisario jefe de los Mossos cogió este lunes por sopresa, no a Esquius, que lo sabía desde el miércoles, cuando fue llamado a una reunión con la cúpula política para, en teoría, ubicar en el organigrama a los nuevos comisarios, según fuentes de los Mossos consultadas por ABC, sino también a gran parte de la policía autonómica.

Por un lado, Esquius llevaba menos de un año al frente del cuerpo policial y su elección se consideró, el verano pasado, como una opción de consenso entre la cúpula policial y la cúpula política. Y, por otro lado, es la primera vez que el máximo responsable de los Mossos accede a este cargo sin una experiencia como comisario.

Ahora, el temor en algunos sectores de los Mossos es que la cúpula policial pierda la «neutralidad» de la que Esquius saca pecho en su carta a los 17.000 agentes del cuerpo policial. Ayer, su destitución también se vinculó al malestar en el cuerpo por la creación de una área controlada desde la Presidencia de la Generalitat, según las fuentes consultadas, que, definieron a Sallent como «hábil» y sabedor de que «aunque quisiera, no podría politizar el cuerpo policial».

A Sallent (47 años y licenciado en Filosofía) se le sitúa en la órbita independentista y es agente desde hace veintidós años, en los que, entre otros encargos, ha sido subjefe de Información y jefe de la comisaría general de Relaciones Institucionales.