Un coche de los Mossos d'Esquadra, en una foto de archivo
Un coche de los Mossos d'Esquadra, en una foto de archivo - ABC

Liberan a una mujer secuestrada gracias a una foto que envió desde el móvil

El raptor fue detenido por explotación sexual, amenazas y detención ilegal

D. C.
BarcelonaActualizado:

Los Mossos d'Esquadra han liberado en La Jonquera (Gerona) a una mujer que había sido secuestrada para obligarla a prostituirse gracias a una foto que envió desde su teléfono móvil del lugar donde estaba retenida.

Según los Mossos, la Interpol informó el pasado lunes día 15 del posible secuestro de una mujer de nacionalidad rumana que residía en territorio italiano y que, presuntamente había sido engañada por un hombre de La Jonquera con el que mantenía una relación sentimental para que viajara a esa localidad, donde la secuestró para obligarla a ejercer la prostitución.

La víctima había enviado una fotografía de la calle donde estaba retenida realizada desde una ventana, así como un texto en el que explicaba que había conocido a un hombre a través de la red social «Facebook» y que éste había ido a buscarla a Milán para proponerle mantener una relación en Gerona.

Además, relataba que este individuo que la retenía en su vivienda era muy peligroso y que su objetivo era obligarla a ejercer la prostitución.

Una vez analizada la fotografía, los investigadores identificaron el domicilio, ubicado en la localidad gerundense de La Jonquera, fronteriza con Francia, donde los Mossos encontraron a un hombre que explicaba que convivía con tres mujeres, su pareja, una amiga de ella y una joven de vacaciones que acababa de llegar de Italia.

Los agentes hablaron con las tres y esta última les confirmó que era la que había solicitado ayuda y ratificó lo que ya explicaba en el texto que logró enviar.

Ante estas declaraciones, los agentes detuvieron al hombre, de 38 años y nacionalidad rumana, por los presuntos delitos de tráfico de seres humanos con finalidad de explotación sexual, detención ilegal y amenazas.

Las otras dos mujeres, de 25 y 28 años y también procedentes de Rumanía, son investigadas en estos momentos para determinar su posible implicación en los hechos.

Los Mossos d'Esquadra mantienen abiertas todas las vías para aclarar lo sucedido, mientras que el detenido pasará a disposición judicial en las próximas horas.