Detalle de la mesa de juego del siglo XVIII
Detalle de la mesa de juego del siglo XVIII - ABC

«¡Hagan juego, señores!»: una subasta sorprendente

Una rara mesa de juego del siglo XVIII, pieza estrella de la séptima subasta de la temporada de La Suite

BarcelonaActualizado:

Mañana jueves la casa de subastas La Suite de la capital catalana quiere tentar a los coleccionistas de arte y objetos relacionados con el juego ya que pone a la venta como parte de una amplia colección de arte medieval y colonial una rara mesa de juego del siglo XVIII que destaca por sus inusuales características, «una pieza excepcional por su calidad pictórica y estado de conservación», según afirma Beatriz du Breuil, directora de la casa de subastas.

«Se trata del lote 61 de los 174 que subastaremos, una mesa de juego plegable del siglo XVIII en madera tallada, pintada y policromada procedente de Italia o Francia», explica, definiendo la obra –de autor anónimo– como «una pieza de museo; por la calidad de la pintura parece que podría ser francesa, aunque se había catalogado como de procedencia italiana. En el centro tiene una escena en la que dos caballeros y una dama juegan a cartas. En sus dos extremos hay un tablero de ajedrez y otro con dados sobre un tapete, todo encerrado por una gran orla pintada imitando marqueterías».

De gran tamaño, sus medidas (abierta) son 76 x 212 x 160 cm.; (cerrada: 76 x 70 x 160 cm), se estima un precio final en torno a los 25.000 euros. «La fineza de la ejecución y el naturalismo de la escena central indica, sin duda, que se trata de un encargo de prestigio, un aspecto que se acentúa por la escasez de piezas similares en el mercado internacional», continúa la directora de La Suite, quien insiste: «O sea que “¡Hagan juego, señores!”».

Los 174 lotes que salen a la venta mañana corresponden a la séptima subasta de la temporada de La Suite, empresa que ha vendido desde manuscritos de Richard Wagner o Ferran Adrià hasta veleros, y que da cuenta del creciente interés por invertir en arte y antigüedades del mercado español. «Hemos ido notando una mejora paulatina en este sector, que parece estar saliendo de ese letargo en el que nos sumió la crisis», afirma Beatriz du Breuil. «De todas maneras, nuestra empresa, al ofrecer su catálogo por internet y al tener clientes de todo el mundo, ha podido sobrevivir a esta dura etapa precisamente por nuestras ventas al extranjero. De hecho, las principales pujas que hemos recibido para hacer reservas vienen de países como Francia, Italia, Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, pero también de otros como Rusia, Australia, México o Chile».

En la subasta de mañana se incluyen obras románicas, góticas y renacentistas, como una arqueta-relicario en cobre dorado, grabado y esmaltado (Limoges, Francia, hacia 1250), retablos, esculturas en madera policromada, marfiles coloniales, objetos de plata, antigua cerámica catalana, vidrio de los siglos XVI al XVIII o pintura italiana del siglo XVII. De esta última sección destaca un «San Gregorio Magno» atribuido a Orazio Borgianni.