Imagen del cartel que anuncia la manifestación del próximo 17 de marzo
Imagen del cartel que anuncia la manifestación del próximo 17 de marzo - ABC

Cataluña convoca una «marea verde» como la de Baleares para defender el catalán en las aulas

El sindicato Ustec, apoyado por la ANC y parte del sector de la enseñanza, rompen la unidad de acción y convocan una protesta para el 17 de marzo sin el apoyo de Òmnium y el grueso de la comunidad educativa

BARCELONAActualizado:

Cataluña calienta motores para una «marea verde» contra los ataques al catalán similar a la secundada en las islas Baleares en protesta por el decreto del trilingüismo del PP. Unas cuarenta entidades, entre ellas el sindicato Ustec-Stes, mayoritario en la escuela pública, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Plataforma per la Llengua y el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (Sepc), han convocado una manifestación para el próximo 17 de marzo en defensa de la escuela catalana, a la que han llamado a los asistentes a ir de verde emulando la marea de este color secundada en Baleares. La protesta se convoca sin el apoyo, por el momento, del grueso de la comunidad educativa, que agrupada en la plataforma SomEscola, convocó hace unos días movilizaciones en defensa del modelo de escuela catalana frente a los ayuntamientos y en el colegio de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) en el que nació la inmersión.

Entre los que no se han sumado al paro figuran los sindicatos CC. OO., UGT, USOC, Òmnium cultural, la asociación de padres de alumnos Fapac, la Fundación Jaume Bofill, la Asociación de Directores de la Educación Pública de Cataluña (Axia), USOC, y las asociación de profesores Rosa Sensat.

«Se está resquebrajando la unidad educativa»

«Se está resquebrajando la unidad que había en el sector educativo. En un bando están Ustec, ANC y los más afines a la CUP, y en el otro, las entidades más próximas a Esquerra. Se está escenificando la desunión que ya hay entre partidos en el terreno educativo», precisan a ABC las citadas fuentes.

La manifestación del próximo 17 de marzo, bajo el lema «L'escola no té por» («La escuela no tiene miedo»), partirá a las 17 horas del paseo de Gràcia hasta el paseo Lluís Companys de Barcelona, y, según el presidente de Ustec-Stes, Ramon Font, pretende mostrar una «respuesta colectiva» como sociedad en favor de la inmersión lingüística y en contra de las acusaciones a docentes de adoctrinamiento.

Aviso al PP y Ciudadanos

Font ha afirmado que también quiere ser un aviso a PP y Cs de que «la lengua no se puede tocar», y demostrar que el modelo de escuela catalana es de consenso y de éxito, que asegura que los alumnos tengan competencias de catalán y castellano.

Tanto Font como Elisenda Romeu (ANC) han confiado en que se vayan sumando más entidades, entre ellas todas las que forman parte de la plataforma Somescola, y la ANC ha explicado que ya se están organizando autocares para acudir a Barcelona: «Que vean, yendo de verde, que cualquier ataque a la escuela, tendrá una respuesta de la sociedad», ha dicho Font.

La portavoz del Sepc, Mercè Terès, ha asegurado que quieren mostrar su agradecimiento al profesorado y evidenciar que la inmersión lingüística es un instrumento para luchar contra la «segregación», y ha apelado a los estudiantes a salir a la calle.

Entre la cuarentena de entidades que convocan la concentración figuran Dincat, Docents per la República, Universitats per la República, Assemblea Groga, Acció Cultural del País Valencià, Assemblees de Treballadors per a la Defensa de les institucions catalanes (Adic_gencat), Comissió de la Dignitat y Sindicat d'Estudiants, informa Efe.

La escuela «como arma polítíca»

Portavoces de la Federación de Enseñanza de CC. OO., que no secundan la protesta, han criticado en declaraciones a ABC «el afán de protagonismo de Ustec» al que acusan de «romper la unidad de la comunidad educativa» y «utilizar la educación como arma política».

El sindicato asegura que seguirá trabajando con el resto de fuerzas del sector educativo para «recuperar la unidad de acción». Mantiene, asimismo, que estudian acciones alternativas, entre ellas movilizaciones, para proteger el actual modelo de enseñanza.