La Reina Letizia inaugura en Lerma «Angeli», la nueva muestra de Las Edades del Hombre
La Reina Letizia inaugura en Lerma «Angeli», la nueva muestra de Las Edades del Hombre - EFE

Vinculación «Real» con Las Edades y Lerma

La Reina Doña Letizia traslada su admiración por la muestra y por la villa ducal, muy vinculada a la Monarquía por las visitas que realizó en su día Felipe III

BurgosActualizado:

La XXIV edición de Las Edades del Hombre aspira a ser «un remanso de paz y tranquilidad» con los ángeles en primer plano. Ayer se inauguró «Angeli» en un acto presidido por la Reina Leticia al que asistieron, entre otros, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el ministro de Cultura, José Guirao. El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, recordó a Doña Letizia que los ángeles han sido una constante en la imaginería católica, aunque habitualmente quedan en un segundo plano, aunque «forman parte de la cultura cristiana y hunden sus raíces de forma profunda en la Biblia». Monseñor Herráez insistió también en la vinculación de la monarquía española con Lerma, sobre todo por las frecuentes visitas de Felipe III. Aficionado al teatro, a la pintura y, sobre todo, a la caza, el monarca delegó los asuntos de gobierno en manos de su valido, el duque de Lerma. Por su influencia, la Corte española se trasladó temporalmente a Valladolid al comenzar el siglo XVII, aunque volvió a Madrid solo cinco años después.

Tras visitar la primera parte de la exposición, en la ex Colegiata de San Pedro, la Reina realizó un pequeño recorrido por la Villa Ducal hasta llegar a la Iglesia de la Ascensión, con lo que conoció el contenido de dos de las tres sedes de la muestra en esta edición. Durante el trayecto tuvo ocasión de realizar una larga parada para saludar a un grupo de niños de Lerma y localidades de su entorno que se habían dado cita para asistir a un evento que tampoco se perdieron centenares de habitantes de la localidad.

El cartel de la exposición fue uno de los aspectos que más llamó la atención a la Reina durante la inauguración de la muestra, según informó el comisario de la exposición Juan Álvarez Quevedo, que también detalló que le había llamado la atención la vinculación de la iglesia de San Pedro -sede principal de la exposición- con la Casa Real, puesto que el Rey Felipe III, que acudió muchas veces al municipio, fue quien mandó construirla, por lo que «el heredero es su marido», señaló Quevedo. Un dato que, según explicó el comisario, le haría sentirse aún más «involucrada».

Respecto al a imagen promocional de «Angeli», se trata de una obra del artista riojano afincado en Castilla y León, Eduardo Palacios, en la que se puede ver en primer plano a una niña de pelo rubios y ojos azules, de cuya espalda salen dos alas blancas. Quevedo explicó que al ver el cartel, la Reina preguntó si esta imagen es una «foto familiar», a lo que el comisario le contestó que «efectivamente», puesto que la protagonista de la imagen es la propia hija del autor. Asimismo, Quevedo explicó a la Reina que con esta exposición buscaban también esa conexión donde «los padres sean ángeles para los hijos y viceversa».

En relación a la impresión que se llevó la monarca de la visita, Quevedo señaló que había sido «muy sencilla, humana y cariñosa», y que además pudo percibir «el cariño de la gente» hacia ella. Quevedo indicó además que había invitado a la Reina a visitar de nuevo Lerma, esta vez acompañada de su marido y sus hijas.

El comisario explicó además que Doña Letizia resaltó tres obras. Una de ellas, el «Tríptico de la Virgen con el Niño y los ángeles», una obra de la Catedral de Burgos, debido a su vinculación con la «maternidad». También destacó el «Ángel de la guarda», de las Madres Dominicas de Lerma, y «La familia de Nazaret».

ICAL
ICAL

Noventa obras

«Angeli» pretende ser la edición más enfocada a promocionar el turismo cultural en todo el entorno, no solo en Lerma. De hecho, uno de los aspectos más difundidos de la muestra es su relación con rutas gastronómicas y enológicas está integrada por 90 obras, en su mayoría procedentes de las diócesis de Castilla y León, aunque también hay una quincena de otros lugares como el País Vasco y La Rioja, y otras tantas de arte contemporáneo.

El comisario de la exposición, Juan Álvarez Quevedo, explicó que los formatos son diversos, aunque la mayoría son pinturas, esculturas y relieves. En los cinco capítulos de la muestra, divididos en sus tres sedes, hay más de trescientos ángeles, de los que 268 son buenos y el resto demonios y expresiones del mal.

La exposición está dividida en tres sedes. En la primera, la ermita de La Piedad no hay obra sino un vídeo introductorio de tres minutos. La mayoría de las piezas se disponen a lo largo de la iglesia de San Pedro, distribuidas en cuatro capítulos, mientras que el quinto y último se encuentra en el Monasterio de la Ascensión.

Aunque Álvarez Quevedo prefirió no destacar ninguna pieza, la más llamativa es la Coronación de la Virgen pintada por El Greco, procedente de Illescas y ubicada en el tramo final de la muestra, aunque también hay bellísimos arcángeles de Gregorio Fernández, autor también de «La Sagrada Familia», que procede del Monasterio de Santa María de Valbuena; una Anunciación de Felipe Bigarny que sale por primera vez del Retablo Mayor de la Capilla de la Purificación de la Catedral de Burgos, una pila bautismal de Palencia...

El arzobispo insistió en que los ángeles son habitualmente los personajes secundarios y «ésta es la primera vez que cobran el protagonismo que merecen».