Un helicóptero trabaja en las labores de extinción en Encinedo (León)
Un helicóptero trabaja en las labores de extinción en Encinedo (León) - ABC
Incendios

La extinción de fuegos en 2017 ha requerido ya 11 millones de litros de agua

Castilla y León es la región en la que más descargas de líquido elemento han hecho los aviones estatales

ValladolidActualizado:

No siempre actúan pero cuando se requiere de su colaboración los medios aéreos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) acuden a reforzar las labores de extinción de incendios que desarrollan las brigadas de cada comunidad autónoma. En lo que va de año han sobrevolado Castilla y León durante casi 700 horas, que es la región en la que más agua se ha descargado. La cantidad podría superar ya los once millones de litros del líquido elemento.

Sólo en el incendio de Encinedo (León) trabajaban ayer quince medios aéreos de Ministerio, que cada vez que descargan agua tienen una capacidad conjunta de verter 45.000 litros. Una gran cantidad de recursos hídricos en un verano de sequía que están siendo requeridos para sofocar las llamas de un incendio intencionado. Y éste es sólo uno de los 82 fuegos en los que los medios aéreos del Mapama han intervenido en este 2017 en la Comunidad, según informaron ayer desde la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

En total, en lo que va de año, en Castilla y León se han efectuado 3.753 descargas de agua, cifras muy similares a las de Galicia. El volumen de éstas depende de la capacidad del avión -los hay que pueden transportar 6.000 litros de agua, mientras que los helicópteros sólo tienen capacidad para 1.200-, si bien los expertos han señalado a ABC que cada una de ellas sería de media de unos 3.000 litros, de ahí los once millones de litros que se pueden haber consumido hoy.

La cifra que suena elevada, y más aún cuando la mayoría de los incendios tienen detrás la mano del hombre, ya sea porque los provoca intencionadamente o porque protagoniza una negligencia o accidente, no pone en jaque las reservas de agua en estos meses de sequía. Esa cantidad del líquido elemento equivaldrían a un 0,03 por ciento del actual volumen de recursos embalsados en Barrios de Luna (León).

Los medios del Mapama, tanto terrestres (Brigadas BRIF) como aéreos, atienden a las solicitudes de las comunidades autónomas que los solicitan por tres tipos de escenarios: una gran dimensión o virulencia del fuego, dificultades añadidas para su extinción (ya sea por orografía o condiciones meteorológicas) o simultaneidad de varios focos y la imposibilidad de abordarlos todos.

En los ocho primeros meses del año han intervenido en 491 incendios, siendo Castilla y León, Asturias y Galicia las comunidades en las que más han requerido su presencia. Entre las tres suman el 56 por ciento de los fuegos en los que han participado.